La Guardia Civil recupera dos cartas manuscritas de Santa Teresa de Jesús de valor incalculable

La Guardia Civil recupera dos cartas manuscritas de Santa Teresa de Jesús de valor incalculable

Además, han localizado otras 17 obras de arte que se encontraban en el mercado ilícito

La Guardia Civil ha recuperado 19 obras de arte que se encontraban en el mercado ilícito y cinco piezas que el arzobispado de Valladolid consideraba que se hallaban en paradero desconocid. Entre las piezas localizadas, hay dos cartas manuscritas autógrafas de Santa Teresa de Jesús. En la operación que ha dado con los descubrimientos, los agentes han investigado al propietario de un anticuario y al administrador de una casa de subastas, por presuntos delitos de estafa, receptación y venta ilícita de obras de arte que forman parte del patrimonio histórico.

Las pesquisas comenzaron a raíz de la denuncia de un particular —concretamente, un profesor universitario—, que detectó una obra y lo comunicó a la Junta de Castilla y León, que pasó la investigación al SEPRONA.

Dicha pieza, la de María Magdalena despojándose de sus joyas, que data del siglo XVII, fue puesta a la venta por un anticuario de Valladolid a través de una casa de subastas de Madrid, donde fue adquirida por un comprador particular, el cual la entregó de buena fe a las autoridades.

En la ficha del catálogo en la que estaba inscrita la obra para la subasta, se comprobó que la misma se había ocultado con otro nombre en el Libro de Policía —Isabel de Hungría— y se había datado en el siglo XIX o XX, cuando se trata de una obra del siglo XVII, por la que se pagaron 700 euros.

A partir de este descubrimiento, se investigó al anticuario, que vendió otras siete obras de la misma colección del Monasterio del Corazón de Jesús y San José de las Monjas Carmelitas Descalzas de Medina de Rioseco (Valladolid) —a la que pertenecen 174 piezas—, a través de la casa de subastas de Madrid.

Por ello, tanto al anticuario como el administrador de dicho establecimiento, se les ha imputado los supuestos delitos de estafa, receptación y venta ilícita de siete obras de arte integrantes del Patrimonio Histórico, aunque la investigación sigue en curso, puesto que se siguen buscando las otras piezas vendidas.

Durante el proceso, y tras mantener reuniones con las monjas carmelitas, éstas decidieron entregar voluntariamente, para su mayor seguridad, cuatro obras de su colección, entre las que se hallaban dos cartas manuscritas de Santa Teresa de Jesús, cuyo valor es incalculable, según ha explicado el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Valladolid, José Miguel Recio. 

Se estima, tal y como ha apuntado Recio, que la desaparición de varias de las obras del convento, que dejó de prestar servicio en 2005, tras cuatro siglos de estancia en Rioseco, se produjeron entre 1999 y 2005, fue fruto de una venta "con engaños" por parte de las monjas, totalmente "ilícita". Sin embargo, en su caso, al haber prescrito la infracción cometida, las monjas carmelitas "no tienen ninguna responsabilidad", al contar con personalidad jurídica propia, aunque, en este sentido, el delegado diocesano de Patrimonio, Jesús García, ha advertido de que "hay cosas que deben ser revisadas".

Entre las obras recuperadas se incluyen, además de las dos cartas manuscritas de Santa Teresa, un cáliz limosnero que donó Fernando VI a la orden carmelita de Rioseco, o varias piezas de los siglos XVII y XVIII de importante valor cultural y patrimonial, a las que se unirán algunas más, cuando concluya la investigación en curso.


Comentarios