SALAMANCA EN 2030

​Salamanca perderá casi 30.000 personas en los próximos 12 años

Personas paseando por la calle Toro
​Salamanca perderá casi 30.000 personas en los próximos 12 años

Las estimaciones del INE son claras y cifran en poco más de 300.000 el número de mujeres y hombres los que vivirán en la provincia charra en 2030. El balance negativo entre nacimientos y defunciones, una de las claves que explicarían ese gran descenso

Se ha escuchado por activa y por pasiva que la provincia de Salamanca tiene un grave problema tanto con la despoblación como con el envejecimiento de las personas que residen en el territorio charro.

Un problema evidente que se puede comprobar año a año con los datos que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el censo de población. La última vez que Salamanca ganó habitantes fue del 2008 al 2009, cuando se sumaron 1.175 personas; desde entonces, la provincia no ha hecho más que perder hombres y mujeres, con casi 18.000 en los últimos 10 años.

Así, es un problema que afecta al territorio charro tanto en presente como en futuro, que no se presenta muy halagüeño. Muchas son las previsiones que se hacen, si bien saber lo que ocurrirá es todo un misterio, ya que cualquier fenómeno demográfico puede verse alterado por un hecho extraordinario.

Eso sí, en 2015 el INE hizo unas proyecciones de población para los siguientes 50 años, estimando, tras los datos recabados hasta el momento y “si se mantuvieran las tendencias demográficas actuales”, como ellos mismos explicaban, las personas que habitarían en todo el territorio nacional. Esos datos eran aún más precisos para los siguientes 15 años, detallando la evolución que sufriría cada provincia.

Tras tres años, las predicciones han sido bastante correctas, teniendo en cuenta que han acertado con un margen de error de en torno al 0,03%. El ejemplo es que ellos estimaron que en la provincia de Salamanca habría, en 2017, 336.167 personas, y hubo 336.087. Es decir, la variación de la estimación dada dos años antes con el dato real varió en 80 personas (el 0,023%).

Algo similar ocurrió tanto en 2016 como en 2018, siguiendo las previsiones un margen de error similar, por lo que se puede considerar que, hasta el momento, las estimaciones dadas en su día por el Instituto Nacional de Estadística son correctas.

Tomando dichas estimaciones en su dato más lejano, que es dentro de 12 años (2030), Salamanca verá ese problema de pérdida poblacional aún más agravado. Y es que se espera, si nada cambia, que para entonces la provincia charra haya un total de 304.534 personas, lo que supone una pérdida de casi 30.000 habitantes (29.180, para ser exactos).

Una pérdida poblacional progresiva, de cerca de 2.500 personas anualmente, y un aumento de la edad media

La pérdida poblacional en Salamanca se dará de forma progresiva. Es decir, no habrá ningún evento que motive que vivan menos personas de un año a otro, sino que se irán perdiendo los mismos habitantes, aproximadamente, año tras año, hasta alcanzar los casi 30.000. Esta pérdida media será de cerca de 2.500 personas por año, según esta proyección del INE, siempre y cuando no se mitigue (o acrecenté) por algún evento demográfico no previsto.

También aumentará de forma sustancial la edad media de los habitantes salmantinos. Un menor número de nacimientos y un aumento de la esperanza de vida harán que las personas de la provincia de Salamanca se sitúen en una edad, principalmente, entre los 55 y los 75 años (un tercio de la población estará comprendida en esa franja de edad).

De hecho, el gran grueso de la población se situará en el grupo de edad que va desde los 55 hasta los 64 años, si bien la edad más repetida en 2030, siempre según las proyecciones de población del INE, serán los 65 años (es decir, nacidos en 1965). 

Comentarios
Lo más