Álex Barahona: “Es emotivo y un gustazo volver a Salamanca”

Álex Barahona: “Es emotivo y un gustazo volver a Salamanca”

El actor, que veraneaba en La Redonda, llega a Salamanca para representar ‘Dos más dos’, una obra que se representará sábado y domingo en el Teatro Liceo con entradas entre 15 y 25 euros 

Con más de catorce años a su espalda, el reconocido Álex Barahona vuelve a visitar Salamanca para representar, en esta ocasión, ‘Dos más dos’, la comedia “que más risas por minutos tiene”. Lo hace acompañado, además, por un elenco de actores de la talla como Daniel Guzmán, Miren Ibarguren y Kira Miró, con la que comparte amor y desamor en el escenario. Con cerca de 180 representaciones, ‘Dos más dos’ aborda ahora el Teatro Liceo en el seno de las Ferias y Fiestas y el actor se muestra convencido de que la obra gustará

- ¿Qué se va a encontrar el público?

- Es una comedia, una adaptación de película argentina. Habla sobre el intercambio de parejas e intentamos que se pase un buen rato con temas espinosos como la sexualidad, el amor o la amistad. Y lo conseguimos porque es la comedia que más risas por minutos tiene. Estamos muy contentos después de 180 representaciones porque se nota cuando la gente es sincera y te aborda y agradece.

- ¿La representación es fiel a la película?

- Es bastante fiel pero, aunque tenemos muchas cosas similares, no compartimos todas las bromas. Es donde más ha habido que cambiar.

- ¿Ha sido complicado adaptarla al castellano?

- La adaptación ha sido de David Serrano, Olga Iglesias y Maite Pérez Astorga pero para nosotros no ha sido muy complicado. Ha sido más el llevar la película al teatro porque estamos más limitados pero creo que se ha hecho muy bien.

- ¿Dónde está el secreto de la obra para que lleve tanto tiempo?

- Cada uno puede tener sus cábalas al respecto. Un día leí una frase que dijo Sabina que decía que una canción o una obra de teatro debe tener “algo que nadie sabe lo que es pero que es lo único que importa: la magia”. No sé si será los temas que trata, la química entre nosotros o qué, pero a la gente le llena. Se involucra con nosotros y sale contenta por compartir momentos.

- Has cambiado de pareja en el escenario. ¿Ha sido difícil?

- La obra funcionaba con María (Castro) y lo hace ahora con Kira Miró. Nos vino bien para refrescar o encontrar muchos más matices a los personajes y sigue funcionando. Es cierto que la nueva no tenía mucho margen de maniobra, el viaje tampoco es grande, pero Kira le dio algo nuevo y a nosotros nos vino muy bien.

- ¿Conoces el Liceo o Salamanca?

- Mis abuelos son de un pueblo de La Redonda y he veraneado toda mi vida allí. En lo que respecta a Salamanca, he estado con una obra que se llamaba Romeo hace cuatro o cinco años. Para mí es un gustazo y es emotivo.

- ¿Y qué dicen en La Redonda?

- Cuando empecé en Los Serrano, el pueblo era como “mira si es el de la tele”. Poco a poco hemos seguido trabajando en lo que nos gusta e intento ir también.

- ¿Lo has visitado recientemente?

- Estos dos veranos hemos hecho temporada en Madrid y con el teatro es más difícil pero con Salamanca guardo una estrecha relación.

- ¿Se nota un cambio cuando se actúa para un público en unas Fiestas patronales?

- Creo que la obra dentro de unas Fiestas patronales cuadra muy bien.

- Aquí actuáis dos veces en el mismo día. ¿Cuál cuesta más?

- No creo que haya diferencia, pero según pasa la semana el cansancio hace un poco de mella. El martes estuvimos en Murcia y el jueves y el viernes, en Valladolid, así que en la última hay un poco más de cansancio pero cuando el público te da la primera risa se te olvida todo. Cuando terminas ya te pega el bajón.

- Vaya paliza, ¿no?

- Nuestro trabajo es así. También estoy trabajando en una serie y tengo que ir y venir. Se pueden dar estas semanas ajetreadas pero luego otras que no tienes nada que hacer. Cuando vienen te acuerdas de estas.

- ¿Ha habido alguna anécdota en el escenario?

- Muchas. Nos tenemos que cambiar súper rápido y eso influye. Una vez le abroché los cordones muy fuerte a Daniel Guzmán y entró muy justo, por ejemplo. Son cosillas que nos hacen estar vivos, para que la monotonía no nos canse. También tenemos un momento de interacción con el público y hay gente que te verbaliza o que tiene una risa peculiar… Hay anécdotas entre nosotros y con el público. Es lo bonito.

- ¿Queda mucho ‘Dos más dos’?

- Llevamos desde junio del año pasado cuando empezamos con dos meses y medio en La Latina. Luego hemos estado de gira desde septiembre hasta junio, otros dos meses en La Latina y seguimos girando mínimo hasta diciembre. Y creo que tiene más recorrido.

- ¿Qué opinas del intercambio de parejas?

- Creo que no me atrevería. Siempre está la fantasía de tener más experiencias sexuales o de solucionar la monotonía, pero a la hora de acercarme al personaje me sigue dando el mismo miedo. A mí me costaría pero cada vez es más normal.

- ¿Teatro, cine o televisión?

- En los tres soy actor y al final quiero contar una historia y acercar un personaje cuanto más lejos de mí mejor. Pero el teatro me llama mucho. Conoces ciudades, mantienes un contacto con el público y da más adrenalina. Pero claro, cuando haces una película o serie, siempre está el estreno, el ver el resultado final… También gusta ver cómo una historia que al principio parece algo plano pero luego coge unas dimensiones increíbles.

- ¿Tienes planes futuros?

- De momento tenemos ‘Dos más dos’ hasta diciembre y estamos rodando la primera temporada de ‘Señoras del (h)AMPA’, de Telecinco. En nuestro trabajo es difícil tener tanto tiempo programado. Espero que las dos cosas que duren muchísimo. 

Comentarios
Lo más