Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio describe “someramente” los restos arquitectónicos descubiertos en la plaza de los Leones

Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio describe “someramente” los restos arquitectónicos descubiertos en la plaza de los Leones

La asociación, dos meses después de advertir sobre su existencia, asegura que todavía no ha recibido explicaciones sobre el tratamiento dado a las piezas halladas

Cuando se van a cumplir dos meses de la primera comunicación que la asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio hizo a las Administraciones competentes con respecto a la existencia de restos arquitectónicos que pudieran ser relevantes y que se encontraban en la parcela no construida de la plaza de los Leones y cuando las obras de ajardinamiento están próximas a su conclusión, la asociación nuevamente se ha interesado por la identificación y paradero de las piezas que ha podido identificar, “pese a las dificultades que supone el no haber manipulado las mismas”, tal y como han señalado.

Así pues, la asociación ha explicado que ha entregado un nuevo escrito solicitando respuesta a las cuestiones planteadas anteriormente y demandando conocer la gestión de esas piezas, “puesto que todavía no se ha recibido contestación formal o informal, así como del seguimiento exhaustivo que debería haberse realizado de esta obra por parte de arqueólogo titulado, más cuando se sabía que iban a aparecer restos, muy probablemente reutilizados, y por tanto de diferentes épocas”.

Según la asociación, “es de esperar que exista un amplio informe detallado en el cual aparezcan todas las piezas identificadas (en el muro de contención del jardín, como relleno, depositadas entre la vegetación o del subsuelo), con todo el rigor científico exigible, independientemente de su valoración y destino final”.

Gestiones realizadas

Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio advirtió el 12 de julio de 2018 de la existencia de sillares depositados en el interior de la parcela en la cual se asentó una antigua edificación conocida como ‘Casa de Cruzadas’ y pidió valoración de los mismos, por si presentasen talla o inscripción, así como su paradero o destino previsto o finalmente decidido.

El 18 de julio, tras el derribo del muro de ladrillo y la eliminación de la vegetación que poblaba el interior, se habían descubierto varias hiladas de sillares, en el extremo oeste, que también podrían atribuirse a la antigua edificación. Puesto que alguno podría presentar inscripción o labra se solicitó un estudio pormenorizado de los mismos.

Un mes después, el 21 de agosto, tras haber constatado la presencia de restos de interés los cuáles eran maltratados, enterrados por la maquinaría y utilizados como relleno, esta asociación solicitó la paralización de las obras hasta que éstas pudieran ser vigiladas por arqueólogo titulado, tal y como impone la Ley de Patrimonio Cultural de Castilla y León, a la vez que se solicitaba la recuperación para su entrega y conservación en dependencias museísticas, como así establece la legislación vigente. “Se trataba de elementos arquitectónicos que, tras un estudio por expertos, podrían ser identificadas de forma certera”, han explicado, y han detallado que, “si bien, en base al material fotográfico, se podrían realizar someras consideraciones sobre los mismos”.

Según han señalado, el 23 de agosto se solicitó información de todas las medidas adoptadas con motivo de las citadas obras de urbanización mantenidas desde el primer día, relativas a la vigilancia, localización y custodia de las piezas arquitectónicas de interés descubiertas; conocer el contenido del informe elaborado por arqueólogo titulado relativo a todas las remociones de tierra practicadas; conocer el informe elaborado por arqueólogo titulado, en el cual aparezca la relación de piezas halladas, junto con su descripción y valoración; y conocer el paradero definitivo en el cuál han sido depositadas las piezas halladas.

La Asociación también ha tenido ocasión de interesarse por los materiales de la urbanización anterior (escalones de granito, losas, pretiles, etc.) ya que presentaban un buen estado, con una larga vida útil y bien podrían seguir siendo utilizados en esta u otras ubicaciones, y por la negativa a realizar una excavación arqueológica sobre la totalidad de la parcela que permita conocer si en el subsuelo se encuentran antiguos restos de interés.

Comentarios
Lo más