FERIAS Y FIESTAS

Morat: "El concierto de Salamanca apetece un montón. Estará muy montado y tendrá un par de sorpresas"

Morat: "El concierto de Salamanca apetece un montón. Estará muy montado y tendrá un par de sorpresas"

Los últimos artistas en catar la Plaza Mayor en las Ferias y Fiestas 2018 serán estos colombianos que, además, culminan su gira en la capital charra antes de viajar a América. Lo harán por primera vez en el ágora, aunque ya visitaron la ciudad en 2017 con un concierto en el CAEM. Se espera un lleno en la Plaza Mayor a partir de las 22 horas

El grupo colombiano Morat pone el punto y final a las Ferias y Fiestas con uno de los conciertos más esperados. En su final de gira, uno de los grupos revelación de los últimos años, toma la Plaza Mayor desde las 22 horas para cantar los temas de su único disco y el resto de colaboraciones realizadas.

Se espera un nuevo lleno en el ágora charra para culminar las Fiestas a la espera de que ya el domingo tan solo queden las continuaciones del Mercado Histórico y de la Feria de Día, así como la Feria Taurina.

Doble disco de platino por el disco ‘Sobre el amor y sus efectos secundarios’, saltaron a la fama con ‘Mi nuevo vicio’ y desde entonces solo han dejado de crecer. Ahora ultiman su nuevo disco, que se publicará en los próximos meses, por lo que, además de su último concierto en España, también será de los últimos de la actual gira. 

Los chicos de Morat no olvidan sus inicios y ahora apoyan la carrera de Nabález para dar a conocer a este artista colombiano. Nabález es un paisano de la banda que se ha convertido en la voz que acompaña al nuevo sencillo de “La Correcta” junto a Morat, y que es el autor del tema con el que Ana Guerra se jugó en solitario el pase a Eurovisión, “El remedio”. Este joven está triunfando en el panorama musical de 2018 y es ya toda una promesa. En Salamanca, Morat lo presentará como telonero a las 21:50 horas en la Plaza Mayor, dando paso a las 22:10 horas a la banda colombiana.


Morat ha conseguido grandes logros como la nominación a un Latin Grammy o convertirse en los ganadores del premio a la banda revelación del año en los 40 Music Awards. También pueden presumir de haber conseguido el cuádruple Disco de Platino por su canción 'Cómo te atreves', llegando así a lo más alto de las listas de radios españolas y alcanzado el #1 en iTunes además de haber acumulado en YouTube más de 16 millones de visitas. SALAMANCA24HORAS ha hablado con ellos:

¿Cómo se forma el grupo?

Somos cuatro amigos del mismo colegio. Simón y yo (Martín) somos incluso hermanos. En el colegio siempre se fomentó la parte artística con teatro musical… Siempre estábamos haciendo música. Y siempre existió ese sueño hasta que cantamos ‘Mi nuevo vicio’ con Paulina Rubio. Esto hace que la canción empiece a sonar mucho en España y probamos con la gira en España.

¿Os esperabais esto?

El sueño desde luego que era esto pero no lo teníamos en la cabeza. Nosotros somos fanáticas de hacer música y componer, que es lo que de verdad queríamos. Nunca se pasa por la cabeza lo alcanzado.

Colombia está ahora mismo en un alto nivel internacional en música, pero casi siempre con música más latina. ¿Os ha sido más difícil triunfar con vuestro pop?

En realidad es una ventaja. Al principio pensábamos que no. El reggaeton la está rompiendo y mucha gente cree que Colombia es reggaeton tan solo. Así que luego ha sido una ventaja ser una banda diferente para cuando la gente no quiere escuchar reggaeton. Es lo que está pegando duro pero es una ventaja porque en los conciertos, familias enteras van a los conciertos. Estamos muy felices.

¿Cuál es el secreto de Morat?

Es difícil encontrarlo. Hay dos cosas que se me vienen a la cabeza. Una es el hecho de estar rescatando el sentimiento de banda. Somos cuatro tipos que cada uno tiene su papel. Y los cuatro estamos haciendo esto porque nos gusta. Estamos enamorados de la música, de componer. Hay cosas ‘cool’ y otras no tanto pero cuando estás haciendo algo es porque realmente te gusta. Lo hace mucho más fácil. Luego ya es tener la suerte de que se alineen los planetas.

Sois muy jóvenes pero ya lleváis años a la espalda con giras por Europa. ¿Cómo se compagina la juventud con la experiencia y responsabilidad?

A los cuatro nos tocó hacer un cambio de chip mucho más rápido del que creíamos. Había que aprender un montón de cosas pero tenemos la venta de ser cuatro amigos y conociéndonos tan bien ha sido mucho más llevadero. Son muchos sacrificios como no ir a la Universidad o de fiesta con tus amigos, pero el hecho de ser cuatro y tener una relación tan sana hace que sea mucho más fácil.

¿Y la música con la vida cotidiana?

La idea es intentar acabar la carrera, por ejemplo. Hay un punto en el que te debes acomodar a lo que quieres hacer. Lo bueno es que hay maneras de hacerlo. Las ganas están y sentimos que es algo que nos pesa. Además, conocemos la música y es un proceso que va cambiando y puede parar así que es importante tener una carrera.

¿Qué se va a encontrar el público en el concierto de Morat en Salamanca?

Es el último concierto de la gira y apetece un montón. Tenemos un montón de ganas del concierto. Además, el concierto de Salamanca es de los últimos conciertos que vamos a hacer con la gira del disco porque estamos cerca de sacar un nuevo disco. De hecho, esta semana ya ha salido un nuevo single. Es un concierto en el que vamos a mostrar todo lo que tenemos, un concierto muy montado con un par de sorpresas.

La última vez que vinisteis a Salamanca fue al CAEM. ¿Cómo ha madurado el grupo en este año?

De muchas maneras. Hay una parte como profesional en el que llevas tocando mucho con las mismas personas. Sin duda hoy somos mejores músicos. Y también como parte personal. Vas madurando y aprendiendo a llevar esto, a soltarse más y a ser mejor showman.

¿Qué preferís, tocar en recinto cerrado o abierto?

Ambos. En espacio abierto hay mucha gente y eso siempre gusta. En los lugares cerrados, puedes hacerlo más íntimo y eso lo hace muy bonito.

¿Conocéis la Plaza Mayor? ¿Qué os parece tocar ahí?

Sí la conocemos y es preciosa. Será un gustazo tocar allí. También hemos madurado en este sentido, porque, al principio, tocar en un sitio así, con tanta gente, puede hacer que te bloquees. Ahora esos nervios cada vez son más emoción para salir a tocar y reventarla.

Encima cerrando las Ferias y Fiestas de aquí y cerrando vuestra gira por España. ¿Qué tal os sentís?

En España fue donde nuestra música comenzó a funcionar y volver siempre nos encanta. Es volver a ver a gente conocida, gente que repite el concierto. En España se respira cultura, tiene un montón de paisajes, su comida, su gente… Es un país muy completo. Siempre que la gente siga yendo a los conciertos, volveremos.

Habéis realizado múltiples colaboraciones. ¿Alguna que le tengáis un recuerdo especial?

Con cada uno ha tenido su y es muy difícil decir. Estamos enamorados un poco de cada una de ellas. Con Paulina, por ejemplo, fue la primera vez, pero yo la que escojo es la de Juanes en ‘Besos en guerra’. Me marcó muchísimo el hecho de poder haber trabajado con un tipo con el que creciste. Y al conocerlo en persona te das cuenta de que es tan buen músico como persona, además de colombiano también.

Preparáis un nuevo disco, ¿habrá cambios?

El segundo disco siempre es difícil. El primer disco funcionó pero hay que encontrar el punto que vale la pena dejar del primer disco e innovar. No va a ser un disco igual, va a haber nuevas cosas para poder moverse un poco. Queremos encontrar el punto medio del primer disco y de lo que se viene mañana. Tenemos, por ejemplo, un nuevo tema con Antonio Carmona y Josemi Carmona, ‘El Embrujo’, que sigue a ‘Cuando nadie ve’, más movidita. Son cosas distintas que van sonando muy a nosotros pero conservando la esencia de los instrumentos como el banjo.

¿Le cantaréis al amor y el desamor?

El amor sigue siendo un tema fundamental de nuestra música. Pero en este hay más de esperanza. Es un poco más esperanzado.

¿Qué es lo mejor y lo peor de la música a estas altas esferas?

A los 22 años, el hecho de poder estar conociendo el mundo y llegar con tu música a tanta gente genera un sentimiento que no tiene precio. Sí hay sacrificios que van más allá como el no poder estar tanto en casa como te gustaría, compartir con tu gente o el tema de la universidad. Pero hoy en día los cuatro estamos muy emocionados y agradecidos. Son cosas que sacrificamos pero que valen la pena por las otras muchas cosas que estamos logrando hacer.

Comentarios
Lo más