Más de 150 alumnos de Ciudad Rodrigo participan en los talleres escolares para familiarizarse con el caballo

Más de 150 alumnos de Ciudad Rodrigo participan en los talleres escolares para familiarizarse con el caballo

Es una actividad novedosa programada dentro de Equibérica en el marco de la XVIII Feria del Caballo, con el fin de que los chavales conozcan aspectos sobre su manejo, cuidados, alimentación, doma y morfología

Unos 150 alumnos de Primaria de tres centros escolares de Ciudad Rodrigo participan a lo largo de la mañana de este miércoles en la actividad 'Galopa hacia el futuro', una iniciativa para familiarizar a los escolares con la equitación que tiene lugar en el recinto ferial con la colaboración de los centros ecuestres Río Águeda y Casasola, y está incluida dentro del programa de Equibérica en el marco de la XVIII Feria del Caballo.

Los escolares, pertenecientes a los colegios El Puente, Santa Teresa-Misioneras de la Providencia y el Seminario San Cayetano, acuden acompañados por sus profesores y pueden experimentar las ventajas del contacto con estos animales, además de realizar un deporte al aire libre en el medio natural.

Los talleres, en los que los alumnos han estado distribuidos en grupos de veinte, han tenido oportunidad de conocer nociones sobre cuidados, limpieza y alimentación del caballo; identificación (capas, marcas, señales...) y morfología; ensillado y embridado; seguridad del jinete, y una breve aproximación a la evolución del caballo, su relación con el ser humano y su aptitud para diferentes disciplinas.

La actividad, que ha supuesto para muchos de los chavales su primera experiencia con en el mundo hípico, ha contado con la presencia de cuatro monitores especializados y cinco caballos trasladados hasta allí para la ocasión, según ha explicado la bióloga Raquel Castaño, coordinadora de ocio y tiempo libre y responsable de la organización.

Mejora de equilibrio y coordinación psicomotriz

Ya en horario de tarde, las instalaciones del Centro Ecuestre Río Águeda y el colaboración con la asociación ASPRODES, está previsto efectuar una sesión de equinoterapia, en la que se trabaja con personas que sufren algún tipo de trastorno neuromotor, ya sea de origen neurológico, traumático, genético o degenerativo.

De esta manera, ya sea dentro de una terapia pasiva –la persona siente el calor corporal del caballo, sus impulsos rítmicos y el patrón tridimensional del animal- o activa –mediante ejercicios neuromusculares-, se consiguen avances en aspectos como el equilibrio, el tono muscular, la coordinación psicomotriz y la simetría corporal, muy valorados por los médicos.

Asistirán una veintena de personas con algún tipo de discapacidad física, acompañados de sus familiares.

Comentarios
Lo más