DÍA MUNDIAL DEL ICTUS

Más de mil pacientes han pasado por la Unidad de Ictus en este año y medio

Equipo de la Unidad de Ictus.
Más de mil pacientes han pasado por la Unidad de Ictus en este año y medio

Tal y como ha explicado su coordinador, el doctor Luis López Mesonero, el ictus es la primera causa de mortalidad en mujeres y la segunda en hombres

Este lunes, 29 de octubre, se celebra el Día Mundial del Ictus, una enfermedad cerebrovascular que supone la primera causa de mortalidad en mujeres en España y la segunda en hombres, tal y como ha explicado el doctor Luis López Mesonero, coordinador de la Unidad de Ictus de Salamanca.

Esta unidad, ubicada en la octava planta del hospital Virgen de la Vega, lleva funcionando desde el 1 de mayo de 2017 y en este año y medio de vida ha atendido a más de mil pacientes. Alrededor de dos personas de media pasan al día por la Unidad de Ictus. En ella trabaja una neuróloga más, además del doctor López Mesonero, la doctora Laura Redondo Robles, así como un equipo de enfermeros y celadores.

Cómo funciona la unidad de Ictus

Este equipo trabaja con el paciente desde el inicio de la enfermedad, la fase aguda del ictus, la más importante a la hora de evitar que el paciente tenga secuelas derivados de este problema. Tal y como ha explicado López Mesonero a SALAMANCA24HORAS, hay una activación muy importante de forma extrahospitaria, a través del 112. Cuando este servicio de Emergencias recibe la llamada y sospecha que puede tratarse de un ictus, la Unidad de Ictus se pone en marcha en coordinación con el servicio de Urgencias, a donde llega inmediatamente el paciente, que es sometido a un TAC cerebral para ver si se trata de un ictus isquémico o hemorrágico.

“Cuando se trata de un ictus isquémico podemos poner una serie de tratamiento de forma aguda para que mejoren los síntomas por los que vienen”, ha explicado el coordinador de la Unidad de Ictus, quien ha detallado que cuentan con dos tratamientos, uno fibrinolítico, que se realiza en esta unidad, y el otro tratamiento se realiza en Valladolid que es la trombectomía mecánica, “que consiste en hacer un cateterismo para sacar el trombo que está condicionando los síntomas por los que viene el paciente”. En ese segundo caso habría que llevar de forma inmediata al paciente a Valladolid en una ambulancia medicalizada.

Además de intentar evitar que el paciente quede con secuelas, en la Unidad de Ictus llevan a cabo un estudio para tratar de identificar las causas del infarto cerebral, ya que trabajan en la “prevención secundaria”, como ha explicado el coordinador de la unidad: “se trata de ver qué podemos hacer para que el paciente no vuelva a tener otro ictus”.

Se intenta que los pacientes estén como mínimo 24 horas ingresados en la unidad de Ictus antes de pasar a la planta general de hospitalización. De media el paciente suele pasar unos cuatro días ingresado entre la Unidad de Ictus y la planta general, según ha detallado el doctor Luis López Mesonero.

La hospitalización de subagudos, una novedad de este año

Posteriormente, además del seguimiento del paciente que lleva a cabo en las consultas, como novedad, hace seis meses que se empezó a desarrollar la “hospitalización de subagudos”.Según ha detallado el coordinador de la Unidad de Ictus, esta fase se lleva a cabo en el Hospital de Los Montalvos y va dirigida a los pacientes con secuelas tras el ictus. “Cuando llevan más de 24 horas ingresados y consideramos que probablemente vayan a quedar con una secuelas del ictus, los pacientes empiezan a ser valorados por el servicio de rehabilitación para empezar el tratamiento de fisioterapia y, una vez terminado el estudio de por qué han tenido el ictus, se trasladan al Hospital de Los Montalvos”, ha explicado.

Una vez en este hospital, se hace una continuación de los cuidados asistenciales por parte de Medicina Interna a los pacientes que pueden haber cogido una infección o que necesitan otros cuidados médicos y, a la vez, todos los días va un fisioterapeuta y un terapeuta ocupacional a trabajar para intentar que los pacientes se vayan a su casa “de la mejor manera posible”, ha recalcado. “Ese es el objetivo, no sólo evitar que esto se vuelva a repetir, sino que tras haber sufrido el ictus, se pueda ir a su domicilio con las menores secuelas posibles”, ha subrayado el doctor López Mesonero.

Comentarios
Lo más