DÍA DE TODOS LOS SANTOS

Aumenta el gasto medio por el fallecimiento en Salamanca hasta los 3.500 euros

Aumenta el gasto medio por el fallecimiento en Salamanca hasta los 3.500 euros

Los servicios más demandados son el arca, el tanatorio, el homenaje religioso, la corona de flores y la incineración o inhumación, servicios que elevan el gasto medio hasta la franja de entre 3.500 y 4.000 euros

Los fallecimientos se adaptan a los nuevos tiempos. Así, con el paso de los años hay algunas variaciones en los servicios que los seres queridos solicitan para dar el último adiós a su familiar. Sin embargo, a pesar del cambio en las formas, la contratación del ataúd, el tanatorio, el homenaje religioso o laico, la corona de flores y la incineración o inhumación siguen estando a la orden del día.

En España, aproximadamente la mitad de la población tiene contratado un seguro de decesos que cubre los gastos por servicio funerario. Sin embargo, es un sector que sí se vio afectado durante la crisis en el gasto medio de las familias. Y según explica el director del Parque Cementerio de Salamanca, Carlos Muñoz, "No ha ayudado que el tipo de IVA aplicado a los servicios funerarios fuese del 21%". Pone como ejemplo países como Italia, Irlanda, Portugal y Reino Unido, donde el sector funerario se considera un servicio esencial y no tributa IVA.

Así, el gasto medio por un fallecimiento pasa de los 3.000 euros en 2017 a la franja de entre 3.500 y 4.000, según la funeraria Albia Salamanca. A pesar de que el coste varía mucho según lo que incluya el servicio funerario, el mismo Parque Cementerio desglosa los costes en: un 49,5% en lo que corresponde al arca, la tramitación, traslados, sala del velatorio o la tanatoestética; un 15% de costes complementarios que incluyen certificados y tasas, iglesia, flores, lápida o esquelas; un 18,5% para el cementerio o crematorio y un 17% de impuestos.

Repaso por los precios

Y es que, todo suma. Las tarifas recogidas en el Parque Cementerio muestran unos precios muy variables: ataúdes desde los 786 euros hasta más de 9.000 en el mejor modelo; caso similar al de las urnas, que tienen precios desde los 92 euros hasta más de 1.500.

A eso se añaden los 601 euros que cuesta una estancia de 24 horas en el velatorio, el traslado del cadáver por 1.035, o la inhumación, cuyo precio depende del cementerio o de si se opta por sepultura o nicho, pero que en todo caso supera los 500 euros. La incineración del cadáver llega a los casi mil euros. 

A estos gastos se suman añadidos como la corona, el coche fúnebre y otros. También hay extras, como vestir el cadáver por 107 euros; la mesa o el libro de firmas por 30 y 23 euros, o la sala de tanatopraxia por 141.

Aunque hay precios establecidos, como indica Alberto Blanco, de Albia Salamanca, el gasto puede ascender considerablemente en función de los gustos del cliente. Por lo contrario, si se quieren reducir gastos, se puede optar por arcas más baratas, menos flores o no tener permanencia en el tanatorio.

Comentarios