El hijo del desaparecido: "Ruego a los salmantinos que miren en sus garajes y en sitios apartados, estas horas son claves para encontrar a mi padre con vida"

El hijo del desaparecido: "Ruego a los salmantinos que miren en sus garajes y en sitios apartados, estas horas son claves para encontrar a mi padre con vida"

Pese a que la batida de este domingo por toda la ciudad no dio sus frutos, los participantes en la búsqueda durante este lunes, 19 de noviembre, no bajan los brazos e intentan encontrar alguna pista que arroje algo de luz a esta desaparición

La familia y amigos de José Antonio Martínez Bolos no pierden la esperanza por hallar con vida a este hombre de 72 años que desapareció hace cinco días en la calle Azafranal. Sin embargo, saben que las horas pasan rápido y estos momentos son claves. Pese a que la batida de este domingo por toda la ciudad no dio sus frutos, los participantes en la búsqueda durante este lunes, 19 de noviembre, no bajan los brazos e intentan encontrar alguna pista que arroje algo de luz a esta desaparición.

"Ruego a los salmantinos que nos ayuden. Que miren de izquierda a derecha, revisen bien en sus garajes y, si conocen algunos sitios apartados a los que no accedan habitualmente, que lo hagan. Mi padre puede estar ahí", cuenta José Ángel, hijo del desaparecido, que ha viajado desde Suiza para sumarse a la búsqueda incansable, en la que también participan, como no podía ser de otra manera, los efectivos de seguridad de la ciudad. Los Bomberos han peinado esta mañana en una zodiac el río, efectivos de Protección Civil han buscado en cada rincón de la Calzada de Medina y la zona noreste; y los agentes de la Policía Nacional también centran su investigación en la visualización de las cámaras de seguridad, especialmente del centro. Sin embargo, aún no se ha dado con el paradero de José Antonio.

"Mi padre sufre Alzheimer y el presente lo olvida, pero no muchas situaciones que vivió en su niñez. Es posible que cualquier salmantino pueda acercarse a él, si ve a un hombre de sus características, y pueda entablar conversación hablando de fútbol. Que le hablen aunque piensen que es un mendigo que está acurrucado en una esquina...", dice José Ángel.

El equipo de búsqueda, en el que participan varias decenas de voluntarios, ha centrado sus pesquisas en el polígono industrial, pensando que el hombre pudiera haber caminado hasta allí y entrado en alguna nave. "Salvo por el Alzheimer, mi padre está bien físicamente. Es una persona que ha hecho mucho deporte toda su vida y que podría estar aguantando a base de agua todos estos días", explica su hijo, sin perder la esperanza.

José Ángel afirma que ahora mismo es "un robot". "No tengo tiempo para asumir lo que ha pasado porque no hay momento que perder. Tengo que darle fuerza a mi madre", dice. "Salamanca está siendo muy solidaria", afirma. "Mucha gente se está volcando con la búsqueda y espero que podamos tener un final feliz, porque la ausencia genera una terrible incertidumbre", finaliza.

Desaparecido Azafranal

Comentarios