La familia de Marcelino Camacho dona más de 8.000 documentos al Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca

La familia de Marcelino Camacho dona más de 8.000 documentos al Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca
La familia de Marcelino Camacho dona más de 8.000 documentos al Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca

De estos, más de mil son cartas carcelarias donde Marcelino Camacho, exlíder sindicalista, analizaba la situación de la oposición frente a la dictadura de Franco

Los herederos Marcelino Camacho han donado en depósito más de 8.000 documentos del exlíder sindicalista al Centro Documental de la Memoria Histórica que aportarán "una visión complementaria a la España oficial" del franquismo.

"En estos documentos está lo que no se contaba del franquismo y solo con ellos se puede comprender la España oficial", ha aseverado el hijo de Camacho, Marcel, durante la firma del acuerdo en la sede del Ministerio de Cultura y Deporte --que coincide con el aniversario del nacimiento del fundador de CC.OO., el 21 de enero de 1918.

De esos documentos, más de 1.000 son cartas carcelarias, escritas desde Carabanchel, en las que Marcelino Camacho analizaba "la situación de la oposición" frente a la dictadura de Franco. "Apenas hay cartas familiares, son muy poquitas", ha explicado Marcel, quien recuerda también como de esa etapa en la cárcel surgen numerosos objetos.

Hay de hecho tanto libros que enviaba Ramón Tamames con cada nueva edición de 'Estructura económica de España' como cuadernillos de aprendizaje de distintas disciplinas. También se recogen otros documentos ya de su vida como parlamentario o de cada una de las reuniones de CC.OO.

"Hay como 1.000 notas escritas por delante y por detrás de sus reuniones --con UGT, con el Ministerio de Trabajo o con el Gobierno del momento-- e intervenciones", ha añadido Marcel. "Mi padre ha vivido la defensa de la República, los campos de concentración, el exilio, las cárceles franquistas y todo eso lo cubre el archivo", ha apuntado su hija, Yenia Camacho.

Además de los documentos, el archivo también incluye objetos como libros, vídeos, fotografías o ropa. El fondo se complementa con otros documentos que ya estaban en los archivos estatales, como por ejemplo la ficha carcelaria abierta en 1940 que estaba en el Archivo de Alcalá de Henares o el conocido proceso 1001 que terminó con la condena de los dirigentes de CC.OO. a principios de los años 70.

Para el director general de Bellas Artes, Román Fernández-Baca Casares, se trata del resultado de dos años y medio de trabajo para lograr "un depósito importante de la memoria reciente". Fernández-Baca ha agradecido la colaboración de los herederos y ha destacado que los próximos pasos serán los de la "digitalización, conservación y divulgación" de todo el legado.


Comentarios