La mujer que lanzó agua y "otros líquidos" a la puerta de su vecino tras años de enemistad, condenada a pagarle el arreglo

La mujer que lanzó agua y "otros líquidos" a la puerta de su vecino tras años de enemistad, condenada a pagarle el arreglo


Según han afirmado fuentes del caso a SALAMANCA24HORAS, la mujer ha sido condenada por un delito leve de daños al pago de 250 euros para reparar la puerta, así como a una multa económica que deberá abonar durante 2 meses y medio.

La mujer de iniciales C.B.G., residente en el paseo de Canalejas, que fue juzgada el pasado 21 de febrero, acusada de ocasionar daños en la puerta de la casa de su vecino de arriba, lanzándole barreños con agua y "otros líquidos no identificados". Así como de romper a escobazos la cámara de seguridad que el propio afectado instaló para vigilar la puerta, ha sido finalmente condenada por la magistrada titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Salamanca a pagar el arreglo de la puerta dañada.

Según han afirmado fuentes del caso a SALAMANCA24HORAS, la mujer ha sido condenada por un delito leve de daños al pago de 250 euros para reparar la puerta, así como a una multa económica que deberá abonar durante 2 meses y medio.

En la vista, la ahora condenada le explicó a la juez que tiene "un problema" con su vecino "desde hace 25 años", pero que es él el que le causa desperfectos. "Me mete agua en la casa y su hijo, que llega siempre de madrugada, me arroja vino y agua fuerte al toldo", ha explicado. "Yo le tiro agua para defenderme", ha reconocido, eso sí, la señora, "pero sólo agua, nada más, y la puerta no se puede dañar por el agua, ya que con ella se limpia", afirmó en la mañana de este jueves la mujer.

También reconoció haber golpeado con el palo de la escoba la cámara del vecino. Aunque tampoco hizo falta que lo hiciera, ya que en la vista se vionaron numerosos vídeos en un ordenador ante la juez grabados entre abril y junio de 2018 en los que con total claridad se veía a la acusada subir al piso de arriba y lanzar el agua con un barreño. En otros, emprenderla a golpes con la cámara de vigilancia, hasta que la derribaba. Los vídeos, eso sí, cesaron cuando la cámara desapareció misteriosamente. 

Buena parte del juicio se desarrolló para dilucidar si era necesario cambiar la puerta entera del afectado, "porque está abombada", o solo la parte exterior, que lógicamente le saldría más barato a la acusada de ser condenada. Finalmente, su abogado defensor consiguió una rebaja importante en la cuantía destinada a la reparación, ya que sólo hará falta reponer la parte exterior de la puerta y no sustituirla por otra.

Parece que el enfrentamiento se ha resuelto, o al menos de momento.

Comentarios
Lo más