Intensa semana en la Audiencia Provincial de Salamanca, que juzgará a una presunta banda de narcos y a un camarero acusado de violación

Intensa semana en la Audiencia Provincial de Salamanca, que juzgará a una presunta banda de narcos y a un camarero acusado de violación
Intensa semana en la Audiencia Provincial de Salamanca, que juzgará a una presunta banda de narcos y a un camarero acusado de violación

Los cuatro acusados, presuntos miembros de un grupo delictivo dedicado al tráfico de drogas, se enfrentan a penas que oscilan entre los 10 y los 12 años de prisión. Por su parte, el acusado de la presunta agresión sexual, de ser hallado culpable, podría cumplir 7 años de cárcel

La Audiencia Provincial de Salamanca vivirá la próxima senana varias intensas jornadas de juicios, en las que una presunta banda de narcotraficantes se sentará en el banquillo en dos sesiones (durante las mañanas del martes 19 y el miércoles 20), mientras que el jueves 21 será el turno para un joven, acusado presuntamente de violar a una conocida en junio de 2017.

El martes y el miércoles serán juzgados los cuatro presuntos miembros de una banda de narcotraficantes (un quinto se encuentra en paradero desconocido) que fueron detenidos en febrero de 2010, en una operación antidroga efectuada por los agentes del orden que dio comienzo un año antes y que destapó una importante red que operaba en Salamanca, Valladolid y Madrid y en la que se incautaron importantes cantidades de estupefacientes. Fuentes juidiciales han indicado que los acusados se enfrentan a penas que oscilan entre los diez y los doce años de prisión para cada uno. 

Por su parte, el jueves día 21 se sentará en el banquillo de acusados de la Audiencia Provincial un varón por un presunto delito de agresión sexual por el que se enfrenta a siete años de prisión. En este caso, los hechos tuvieron lugar sobre las 02:00 horas de la madrugada del 5 de junio de 2017, cuando acusado y denunciante, que previamente habían mantenido conversaciones por redes sociales, se encontraron en un establecimiento de Gran Vía en el que trabajaba el primero. 

Tras cerrar el bar a las 03:30 horas, ambos se marcharon a la Plaza Mayor, y como él tenía llaves de un hostal de las inmediaciones, porque también trabajaba allí, entraron en una de las habitaciones. Según el relato de la presunta víctima, ella se negó a mantener relaciones sexuales con el acusado, pero él no le hizo caso, agarró a la chica, la desvistió y la violó. Ella interpuso la denuncia en la madrugada del 8 de junio de 2017.

El acusado, por su parte, reconoce haber mantenido las citadas relaciones sexuales, pero afirma que fueron consentidas. De ser hallado culpable, el acusado deberá cumplir, además de los siete años de cárcel, nueve de alejamiento de la víctima e indemnizar en 50.000 euros a la joven por el daño moral.

Comentarios
Lo más