CALLES DE SALAMANCA

Calle Cervantes: Entre leyendas y prostíbulos

Calle Cervantes: Entre leyendas y prostíbulos
Calle Cervantes: Entre leyendas y prostíbulos

Se cree que recibe el nombre porque fue vivienda de Miguel de Cervantes cuando este no era todavía conocido. Anteriormente se la conoció como calle de los Moros y fue un importante enclave del Barrio Chino

La calle Cervantes, situada en pleno centro de Salamanca es, hoy en día, una de las de más encanto de Salamanca. Desde la zona de La Vaguada de la Palma hasta la calle Serranos, su inicial estrechez hasta llegar a la zona de la Clerecía y Universidad Pontificia y la Facultad de Geografía e Historia de la USAL, le dotan de un encanto especial, multiplicado por su adoquinado y homogeneidad en los colores. 

Su nombre, obviamente, no está lanzado al azar. Hace referencia al famoso literato español Miguel de Cervantes, nacido en Alcalá de Henares en 1547 pero con ciertas raíces también salmantinas. De hecho, lejos de presentaciones de su ya conocida obra, se cree o cuentan las leyendas que también residió en esta calle durante un tiempo, cuando todavía era desconocido. En concreto, en la casa que todavía cuenta con un escudo de armas que reza "De García arriba nadie diga". 

La nueva nomenclatura la recibió en 1916, hace ya más de cien años aprovechando el tercer centenario del fallecimiento de Miguel de Cervantes ya que anteriormente se la conocía como de los Moros, también por la presencia en la zona, ya hace numerosos años, de los moriscos. 

Calle Cervantes (3) (Copy)

Sin embargo, la calle, más allá de la tranquilidad que respira ahora, también es conocida por su libertinaje histórico. Era, de hecho, un importante enclave del llamado Barrio Chino y guarda, en su número 50, uno de los pocos resquicios de lo que aquello fue y que casi llega hasta nuestros días. 

Esta zona, reconstruida tras la Guerra de la Independencia, se convirtió durante el siglo XX en un lugar de impudicia y lujuria pese a que la prostitución cada vez fue denostándose más hasta el final del Barrio Chino, especialmente con la llegada de la democracia. 

De hecho, la construcción del Palacio de Congresos y Exposiciones y, por supuesto, su inmejorable zona, acabó convirtiéndolo en lo que es hoy, un lugar residencial, no barato, con el encanto de su pasado y su futuro. 

Otras calles

Calle Doctrinos

Paseo de Canalejas

Calle Toro

Plaza Mayor

Compañía

Pedro Cojos y Adela Lastras

Avenida de Portugal

San Pablo

Comentarios