Salmantinos, gemelos, profesores y doblemente premiados en Estados Unidos por su forma de dar clase

Salmantinos, gemelos, profesores y doblemente premiados en Estados Unidos por su forma de dar clase
Salmantinos, gemelos, profesores y doblemente premiados en Estados Unidos por su forma de dar clase

Trabajan en un colegio de Utah y basan su educación en las habilidades en vez de en la memorización de conceptos.

Cinco minutos, el tiempo que diferenció el nacimiento de Alberto Herráez del de su gemelo Mario es uno de los pocos momentos en los que estos dos hermanos salmantinos de 25 años han estado separados.

Alberto y Mario Herráez (2)Y es que, aunque por motivos laborales de sus padres tuvieron que marcharse desde Salamanca a Valladolid, han estudiado juntos en todos los niveles educativos, incluso en la universidad. En la vallisoletana se graduaron en Educación Primaria y desde allí, aunque antes habían vivido entre la localidad pucelana y la charra, emigraron a Estados Unidos en 2014 para realizar unas prácticas en un colegio de español de Utah.

Alberto y Mario Herráez (9)“Era cuarto de carrera, nuestro trabajo gustó y nos contrataron, pero teníamos que regresar a España para cursar las asignaturas que quedaban para finalizar los estudios. Por eso, nos reservaron la plaza un año”, revela Mario Herráez a SALAMANCA24HORAS.Alberto y Mario Herráez (3)“Fuimos con 20 años, siendo prácticamente unos niños, y nos acogieron muy bien. Aprendimos técnicas innovadoras que en nuestro país no se aplicaban y eso nos dio un plus. Fue un aspecto muy bueno que nos ayudó a crecer como maestros”, añade su hermano Alberto.

Alberto y Mario Herráez (7)Terminada la carrera, Alberto y Mario volvieron al colegio de Utah para, ya contratados, enseñar español a través de una metodología innovadora. “Nos basamos en las competencias y en las habilidades más que en el contenido. Queremos que los alumnos aprendan. La clave es conectar todas las experiencias de nuestros estudiantes con el mundo real ayudados por un ambiente tecnológico que permita combinar la enseñanza presencial con la cibernética”, explica el mayor de los dos.

Alberto y Mario Herráez (6)Mario, por su parte, considera que eso conlleva una gran diferencia con el modelo educativo español: “Cada uno tiene que crearse su propio camino. Por eso, hay que tratar de dar una educación individualizada. Intentamos que cada alumno aprenda de una manera. En España se suele basar todo en memorizar aspectos, pero, quizás, estemos dando la espalda a genios que pueden destacar potenciando habilidades como, por ejemplo, el dibujo. ¿Y si ese chico acaba siendo un gran dibujante de Marvel? Hay varios caminos para el aprendizaje”.

Alberto y Mario Herráez (10)Alberto y Mario dan clase a estudiantes de entre 11 y 13 años (también imparten conferencias a adultos). Con ellos trabajan áreas que van más allá del conocimiento. “En Estados Unidos se potencia la colaboración, la comunicación, la resolución de conflictos, la inteligencia emocional… Lo que un niño aplicará cuando sea adulto será lo aprendido desde pequeño a través de habilidades y competencias más que de conocimientos. Nuestra misión es preparar al alumno para el mundo real”, opina Alberto.

Alberto y Mario Herráez (5)Los dos poseen el título de Expertos en Microsoft, lo que les permite contar con las últimas tecnologías para dar clase. Eso les ha ayudado a recibir dos premios: Mejores educadores menores de 35 años, reconocimiento entregado por la Asociación de Innovación y Tecnología en la Educación de Utah, y Mejores profesores del distrito de Davis, en el que se ubica su escuela.Alberto y Mario Herráez (4)“El primero fue sorprendente y el segundo nos lo dieron en un parque de atracciones decorado con carteles en los que aparecían nuestras caras. Nos quedamos en shock”, cuenta Mario.

Alberto y Mario Herráez (11)“Choca mucho recibir galardones. Son dos momentos que nunca olvidaré, pero todo el trabajo que hacemos es para nuestros alumnos; les seguiremos preparando para su futuro”, reflexiona Alberto.

Alberto y Mario Herráez (1)Tras el verano, los dos seguirán trabajando juntos en Estados Unidos. “El crecer y trabajar de la mano ha hecho que compartamos los mismos gustos”, destaca el mayor. El pequeño cree que el éxito que les ha llegado y que esperan seguir teniendo se debe a esa faceta de compenetración: “Trabajar juntos es una pasada. Nos complementamos bien y nos sirve para inculcar que el trabajo en equipo es fundamental. El nacer y trabajar a la par nos ha abierto más puertas de las que nos ha cerrado”.

Comentarios
Lo más