​El deporte universitario se resquebraja: el Salamanca Rugby Club romperá unilateralmente el acuerdo con el ADUS ante “las trabas” de la USAL

​El deporte universitario se resquebraja: el Salamanca Rugby Club romperá unilateralmente el acuerdo con el ADUS ante “las trabas” de la USAL
Foto de archivo de un derbi
​El deporte universitario se resquebraja: el Salamanca Rugby Club romperá unilateralmente el acuerdo con el ADUS ante “las trabas” de la USAL

Así se votó en la asamblea del club, descartando la opción de poner al Estudio salmantino unas condiciones más severas. El veto a jugadores y entrenadores así como la expulsión de jugadoras del equipo femenino, entre las múltiples razones

Ni un año ha durado el convenio de fusión entre el Santher Salamanca Rugby Club (SRC) y el ADUS Rugby. La asamblea del primer equipo votó el pasado domingo en su asamblea romper unilateralmente el acuerdo con la Universidad de Salamanca debido a las constantes trabas y problemas que han sufrido este año por parte del Servicio de Educación Física y Deportes (SEFYD).

Así, y según ha podido saber SALAMANCA24HORAS, las dos opciones que se planteó en la junta del SRC eran o exigir unas mejores condiciones al Estudio salmantino o rescindir unilateralmente el convenio. Fue esta última propuesta la que salió elegida por una mayoría abrumadora.

Las razones son múltiples. La primera y más básica son las horas de entrenamiento que tenían los jugadores del Salamanca Rugby Club, que poco a poco fueron disminuyendo según avanzaba el curso. “Nos iban poniendo cada vez más trabas. El rector -Ricardo Rivero- prometió que se iban a ampliar las horas de entrenamiento, pero a la semana siguiente los entrenadores recibieron un correo de Rosa Colorado -técnico deportivo del Complejo de Salas Bajas- anunciando que nos reducían media hora”, lamenta una persona vinculada al SRC, que prefiere preservar la identidad.

“Para no crear jugadores de ‘primera’ y de ‘segunda’, los capitanes acordaron que el ADUS ayudaría al SRC de diferentes maneras, pero desde la USAL no contemplan ninguna solidaridad con lo que llaman ‘equipo externo’”

Pero ese no ha sido el único motivo “ni mucho menos”, continúa. Y es que el SEFYD de la Universidad de Salamanca no contemplaba que los jugadores del Salamanca Rugby Club recibieran ningún tipo de compensación “ya no económica, sino personal”.

Esto se debe a que, tras el acuerdo, se conservaron dos clubes. Uno sería el CDUS -Club Deportivo Universidad de Salamanca-, que tendría la consideración de ‘Senior A’ y que competiría en la Primera Regional; y el otro sería el SRC, que sería el ‘Senior B’ y que estaría inscrito en la Segunda Regional Sur bajo el nombre de CD Salamanca.

La Universidad de Salamanca, como es costumbre, pagaría el coste de la ficha a los jugadores del CDUS, pero no haría lo propio con las del ‘Senior B’. Por ello, y para sufragar los costes de cada ficha -350 euros cada una-, los entrenadores y capitanes de ambos conjuntos acordaron que los jugadores del ‘Senior A’ ayudarían a pagar “para que así no hubiese jugadores de ‘primera’ y de ‘segunda’”.

Por ello, se acordó que cada jugador abonara al club 200 euros en los plazos que pudiese y, aquellos cuya situación económica no se lo permitiese, colaborasen de otra forma, como entrenando a la cantera del SRC. Una medida que también se aplicó en el equipo femenino, donde la situación era exactamente la misma que en el equipo masculino -ahí, y según ha podido saber este medio, pagaron todas las jugadoras-.

Sin embargo, hubo jugadores que decidieron no ayudar ni de una forma ni de otra, y fueron a quejarse a la Universidad, siendo respaldados por el Servicio de Educación Física y Deportes que no contemplaba “ningún tipo de solidaridad con lo que ellos consideran un equipo externo”, pese a que la relación entre equipos ha sido constante y ha habido numerosos jugadores del ‘B’ que han jugado varios partidos con el ‘A’. Entre ellos, la fase de ascenso

Para la gente del SRC, en ese momento fue en el que se ejemplificó lo más que evidente, que “sólo nos utilizaban para tener la cantera y poder jugar así las fases de ascenso, pero realmente no querían ningún tipo de colaboración”. Esa cantera es necesaria para poder ascender a División de Honor B -vieja aspiración del ADUS-, algo que se les repetía constantemente en las reuniones, en las que se dejaba claro por parte de la USAL que “nosotros tenemos nuestro equipo nuestros jugadores, y vosotros los vuestros y vuestra liga”.

Esto ya estuvo a punto de hacer saltar por los aires el acuerdo entre ambos clubes en el mes de febrero, según pudo saber SALAMANCA24HORAS. Sin embargo, se decidió esperar a final de temporada para comprobar si la situación se reconducía de algún modo. Algo que no ocurrió, sino todo lo contrario.

Problemas con las instalaciones y expulsiones de antiguos entrenadores y de jugadoras del equipo femenino “por no compartir las ideas del SEFYD”

Otro de los problemas que se ha encontrado el Salamanca Rugby Club a lo largo de esta temporada era el ‘aprovechamiento’ que hacía la USAL y el CDUS de los campos que ellos alquilaban en La Aldehuela.

El campo de rugby de la instalación municipal era donde entrenaba el SRC. Hasta que el Ayuntamiento comenzó, una vez iniciada la temporada, la remodelación del mismo, lo que hizo que el único campo de rugby que quedase en Salamanca fuera el de Salas Bajas. “La USAL quería cobrar más de 100 euros por cada partido que un equipo externo, entre ellos el SRC sénior o el sub18, jugase allí. Pero el Ayuntamiento les hizo cederlo gratuitamente”, detallan.

Así, se decidió que, como un campo -Salas Bajas- iba a albergar los entrenamientos de tres equipos, la única forma factible de cuadrar los horarios era recortando horas y dejando una hora para cada sesión. “Pero al SRC le quitaron su hora”, viéndose desplazados a alquilar campos de fútbol 7 en La Aldehuela para entrenar allí. Un alquiler del que también se aprovechaba el CDUS, puesto que acudían a entrenar cuando estaba alquilado el campo, y que ha supuesto para el SRC unos 3.000 euros de gasto.

Y el culmen para los miembros del SRC fue cuando la propia Universidad de Salamanca comenzó a vetar a entrenadores que habían sido parte del ADUS históricamente. Uno de ellos es Luis ‘Pelos’, entrenador del equipo femenino al que echaron “por no pensar como Rosa Colorado. Le pidió más horas de entrenamiento y no salieron a buenas, y lo terminaron echando”.

El otro entrenador ‘expulsado’ fue Ángel Martín, vinculado durante más de un lustro al equipo universitario de rugby, pero que este año decidió dar un paso al lado para prepararse el MIR. En febrero, una vez fue el examen, acudió al SEFYD para ofrecer su ayuda, recibiendo como respuesta “que había cumplido un ciclo y que no lo necesitaban”.

Pero no todo el mundo pensaba así, y Ángel acudió un día en abril a ayudar en los entrenamientos. Allí acudió el personal del Servicio de Educación Física y Deportes de la USAL “y lo echaron del campo por no ser el entrenador oficial, y le dijeron que no tenía por qué estar allí si no pertenecía al CDUS”.

Hasta tal punto llegó esa ‘persecución’ que, al día siguiente, se personaron en el autobús del equipo para comprobar que no había nadie que no fuera del combinado en un desplazamiento. Y no sólo a él, también a una de las capitanas del equipo femenino la presionaron hasta que decidió dejarlo “porque peleó que Luis volviese a entrenarlas. Ella se quedó encargada del equipo y un día, Alberto Rincón le dijo que no podía continuar porque daba likes en Facebook a publicaciones que denunciaban la incompetencia de la Universidad, por lo que la liquidaron”.

En Facebook ya han retirado la página con el escudo de ambos clubes y esta semana se lo comunicarán al SEFYD y al rector

Las intenciones del SRC son claras y concisas. De su página de Facebook ya han retirado el escudo que unía el de ambos clubes y han recuperado el suyo propio, con el toro sólo, siendo esta la medida simbólica con el que se escenifica el ‘divorcio’ entre ADUS y Salamanca Rugby Club.

Una separación que harán efectiva, esperan, esta semana, cuando irán al Servicio de Educación Física y Deportes y al rector a comunicarles la rescisión del vínculo que no ha durado ni 12 meses. 

Los 'memes', la vía de escape de muchos de los jugadores

Muchos de los jugadores del Salamanca Rugby Club, lejos de desanimarse y rendirse, han seguido entrenando cuando podían y jugando porque el rugby, como ellos mismos dicen, es su pasión. Además, el ambiente con los jugadores del CDUS fue en todo momento "espléndida" y eran una 'piña' sin división alguna.

Y, para no frustrarse durante la temporada y ante los perjuicios que estaban sufriendo, decidieron 'desahogar' su rabia a través de memes que se volvieron virales en el entorno del deporte universitario.

WhatsApp Image 2019 07 16 at 22.01.57

WhatsApp Image 2019 07 16 at 22.01.57 (1)

Lo más