​Un perro potencialmente peligroso se abalanzó sobre unas personas en un portal del Zurguén cuando su dueño estaba tirado, borracho, en el rellano del último piso

​Un perro potencialmente peligroso se abalanzó sobre unas personas en un portal del Zurguén cuando su dueño estaba tirado, borracho, en el rellano del último piso
Imagen de archivo | American Pit Bull Terrier (APBT)
​Un perro potencialmente peligroso se abalanzó sobre unas personas en un portal del Zurguén cuando su dueño estaba tirado, borracho, en el rellano del último piso

Los hechos tuvieron lugar la noche del lunes de la pasada semana en la calle Corbacera cuando varias personas bajaban las escaleras de un inmueble del portal número 3

El barrio del Zurguén ha vivido la pasada semana unos momentos de máxima tensión relacionados con un perro potencialmente peligroso en los que, afortunadamente, no hay que lamentar heridos. Dicho animal se abalanzó sobre unas personas que se encontraban dentro de un portal de la calle Corbacera.

Así, y según ha podido saber SALAMANCA24HORAS, minutos antes de las 00:00 horas de la noche del lunes 23, varias personas se encontraban bajando las escaleras del edificio número 3, de la mencionada calle, cuando un Pit Bull Terrier –raza considerada potencialmente peligrosa- de color blanco se encontraba suelto, pero con bozal, y se abalanzó sobre estas.

Gracias al protector del hocico, los afectados no sufrieron ningún tipo de lesión, pero el susto fue considerable puesto que no conseguían quitarse al animal de encima, por lo que pidieron ayuda a gritos al resto de vecinos, quienes, al escucharlos, salieron y lograron retirar al perro.

Hasta el lugar se personó la Policía, que después de mirar por el edificio se encontraron al dueño del animal tirado en el suelo del último piso con un elevado estado de embriaguez, según testigos presenciales por el olor y por no mantener el equilibrio, quienes además advertían que el dueño afirmaba “que le había bajado la tensión”. Los agentes le requirieron la pertinente documentación sobre el animal, pero este manifestó no ser el dueño y no tenía la documentación, porque el animal está a nombre de su pareja.

Según ha podido saber este medio, no era la primera vez que el animal protagonizaba un episodio similar y la Policía alertó a los servicios de recogida de animales para que se hicieran cargo del perro, pero mientras acudían hasta el lugar (una hora aproximadamente) el varón intentó por todos los medios llevarse al animal, no siendo permitido por los agentes por carecer de licencia y por el estado en el que se encontraba para ocuparse del mismo, momentos en los que el Pit Bull protagonizó episodios violentos.

Una vez que se llevaron al animal, el varón fue trasladado en ambulancia al Hospital Clínico Universitario porque sufría, según él, un fuerte dolor en el pecho.  

Lo más