​El tejido empresarial de Castilla y León crece de manera sostenida pero a un “ritmo más modesto” que la media nacional; las empresas salmantinas, destacadas en número de ventas

​El tejido empresarial de Castilla y León crece de manera sostenida pero a un “ritmo más modesto” que la media nacional; las empresas salmantinas, destacadas en número de ventas
​El tejido empresarial de Castilla y León crece de manera sostenida pero a un “ritmo más modesto” que la media nacional; las empresas salmantinas, destacadas en número de ventas

Unicaja Banco ha publicado el informe ‘Análisis Económico-Financiero de la Empresa de Castilla y León 2019’, que se basa en el análisis de las cuentas anuales presentadas por más de 34.000 empresas en los registros mercantiles de la Comunidad del ejercicio 2017, último año para el que se dispone de información para la totalidad de las empresas que conforman la muestra. Se incluye un avance de los resultados de las empresas en 2018

Unicaja Banco ha publicado el informe Análisis Económico-Financiero de la Empresa de Castilla y León 2019, que ha sido realizado por Analistas Económicos de Andalucía -una sociedad de estudios del grupo-.

La elaboración y la publicación de este informe se enmarcan dentro de la política de apoyo de Unicaja Banco al sector empresarial y al fomento de la actividad emprendedora, y se basa en un detallado y pormenorizado análisis de las cuentas anuales presentadas por más de 34.000 empresas en los registros mercantiles de Castilla y León correspondientes a 2017, ya que este es el último ejercicio para el que se dispone de información para la totalidad de las empresas que conforman la muestra, tal y como ha detallado el coordinador del estudio, José Antonio Muñoz, quien también ha apuntado que la publicación incluye un avance de los resultados de la empresa castellano y leonesa en 2018.

Los principales resultados obtenidos en cuanto a la demografía empresarial son que la empresa en Castilla y León crece, tal y como viene haciendo de manera sostenida desde 2014, si bien lo hace a un ritmo “más modesto” que la media nacional. En concreto, los dos últimos años disponibles -2018 y 2019- ha crecido un 0,2% y un 0,6%, respectivamente, mientras que España lo ha hecho casi en un 2%. El coordinador del proyecto también ha querido señalar que las empresas de más de 50 trabajadores crecieron a un mayor ritmo, “en torno al 2,5%”.

Salamanca sale una vez más mal parada en lo que ha tejido industrial se refiere, ya que la mayoría de las empresas -y, por tanto, el crecimiento- se concentran en Valladolid y León, ha reseñado José Antonio Muñoz.

Desde el punto de vista económico y financiero, el coordinador del Análisis Económico-Financiero de la Empresa de Castilla y León 2019 ha querido destacar el “buen comportamiento” que se observa en el conjunto de la empresa castellano y leonesa tanto en el 2017 como en el avance realizado de 2018, puesto que las rentas crecieron en torno al 6% el primer año “y se espera que crezcan, aunque algo más moderadamente”, en 2018, en torno al 4%.

Informe Unicaja (2)

En lo que a ganancias se refiere, alrededor del 68% de las empresas obtuvieron beneficios en la Comunidad, lo que supone “un avance muy importante respecto a los niveles previos de la crisis”, cuando este ratio se situaba en torno al 50%.

Por último, en el apartado de ‘Empresas de referencias’, se han identificado 2.261 empresas que cumplen alguno de los requisitos, ya sean ‘líderes’, ‘gacelas’ o ‘de alta rentabilidad’. Eso supone el 2,4% de las empresas de la región, si bien de todas ellas, apenas 11 cumplen simultáneamente los criterios de las tres categorías seleccionadas.

Tampoco concentra muchas de esas empresas referentes Salamanca ya que, mayoritariamente, se sitúan en las provincias de Valladolid y Burgos, donde tienen sus sedes mayoritarias "y un mayor peso que el que les corresponde en el conjunto muestral”.

La empresa de Castilla y León “va a un poco adelantada al ciclo español”

José Antonio Muñoz ha relatado, igualmente, que se puede observar que el tejido empresarial de Castilla y León “veía creciendo en nivel de venta por encima de España los años anteriores” hasta este 2017, momento en el que crece por debajo. Esto puede venir dado “por la propia estructura empresarial de la región”, puesto que sus empresas más importantes tienen un alto nivel de internacionalización.

No sólo eso, es que además “la empresa de Castilla y León va un poco adelantada al ciclo español”, pareciéndose más a las economías europeas “más industrializadas”. Eso explicaría que se crezca por debajo del nivel de España.

Eso sí, “evidentemente, Castilla y León es atractiva para las empresas”, tal y como demuestran los resultados, puesto que hay empresas “con gran potencial y con gran capacidad exportadora”, además de tener alguna de ellas gran “capacidad atractora” sobre industrias auxiliares.

“Hay diferencias territoriales que son significativas”

Sin embargo, el estudio también demuestra que “hay diferencias territoriales que son significativas”, puesto que las provincias que poseen una mayor capacidad industrial y empresas de mayor tamaño “cuentan con una ventaja no sólo respecto al resto de provincias de Castilla y León, sino también a otras provincias de España”.

Salamanca, en una comparación global, “se encuentra dentro de las provincias relativamente destacadas” según el comportamiento que demuestra el informe, ha indicado José Antonio Muñoz, ya que sus empresas crecen a un ritmo similar al resto de la Comunidad aunque también hay un gran número de empresas que caen.

En lo que a comportamiento de ventas se refiere, Salamanca se ha encontrado entre las provincias más elevadas, ya que crecen “casi al doble que el promedio regional”. Mientras el número de empresas que obtienen beneficios está en el promedio regional, ha confirmado el coordinador del estudio.

Ese crecimiento en ventas durante los últimos años y también en beneficios “ha dado músculo” a las empresas salmantinas para superar en el futuro “situaciones menos favorables”.

Informe economico 3

El informe se estructura en tres grandes secciones

El informe se estructura en tres grandes secciones y comienza con la revisión del contexto económico en el que las empresas castellano y leonesas han desarrollado su actividad. Posteriormente, profundiza en la caracterización demográfica de las mismas, teniendo en cuenta su óptica estructural y su evolución en el tiempo, diferenciando por la naturaleza de la actividad realizada como por el tamaño y por la localización geográfica.

El segundo bloque analiza las sociedades que, por su comportamiento económico y financiero, han sido catalogadas como Referencias Empresariales, en virtud de tres criterios de clasificación: capacidad para generar recursos (a las que se denominan líderes), incrementar las ventas (gacelas), y obtener rentabilidad elevada (de alta rentabilidad).

El tercer apartado se centra en la trayectoria económico-financiera de la empresa regional durante el período 2015-2017, siendo el último ejercicio el núcleo de la información analizada, aunque se amplía con el avance de la información disponible del ejercicio 2018. Para complementar la información presentada, el trabajo incorpora al inicio la introducción y la síntesis y al final, como anexo, los Informes Económico-Financieros de los principales agregados y el Diccionario de términos económico-financieros.



Dinámica demográfica empresarial

En 2018 la economía de Castilla y León ha registrado un incremento de la producción del 2,9%, sustentado en la aportación positiva de todos los sectores.

En este contexto, al cierre del ejercicio desarrollaban su actividad en la Comunidad Autónoma 161.986 empresas, lo que supone un aumento interanual del 0,2%.

 Atendiendo a la densidad empresarial, en Castilla y León se localizan 67,2 empresas por cada mil habitantes, lo que supone un aumento de 0,5 con respecto al ejercicio anterior.

En relación con el tamaño, las empresas de 10 a 49 empleados aumentaron un 4,4%, las de 50 a 200, un 2,8% y las de más de 200, un 2,5%.

Atendiendo al sector de actividad, los servicios no comerciales concentran el 54,5% del total de empresas de la región; los comerciales, el 23,5%; las de construcción, el 14,6%; y las de industria, el 7,4%. El número de empresas creció en la industria (3,4%), los servicios (0,8%) y construcción (0,3%), mientras que en el comercio se redujo un 2,0%.

Desde la óptica territorial, Valladolid concentra el 21,0% del total regional (33.998 unidades y León el 19,3% (31.276), seguidas por Burgos (16,1%) y Salamanca (13,8%). En relación con el año anterior, los aumentos más destacados se localizan en Burgos (0,9%), Segovia (0,5%) y León (0,3%).

En el conjunto de 2017 se constituyeron en Castilla y León 2.731 sociedades mercantiles, el 2,9% del total nacional, mientras que se disolvieron 979 sociedades (4,4% del conjunto de España), de las que el 6,2% proceden de operaciones de fusión.

 Referencias empresariales

La información disponible en el período 2014-2017 ha permitido identificar 2.216 sociedades en Castilla y León que cumplen al menos uno de los tres criterios de excelencia considerados: 1.014 sociedades son catalogadas como líderes (2,92% de la muestra disponible), 670 gacelas (2,37%), y 577 de alta rentabilidad (1,88%). Las exigentes condiciones impuestas se traducen en que sólo 12 empresas forman parte simultáneamente de estos tres grupos.

Atendiendo a su dimensión, las medianas presentan un mayor peso relativo en las catalogadas como líderes (46,0% del total), por encima de la distribución media que refleja la muestra representativa, destacando las microempresas en las gacelas (67,5%), en este caso por debajo de su peso muestral, y en las de alta rentabilidad (87,5%), peso relativamente similar al que le corresponde en la muestra.

En cuanto a la distribución sectorial, resulta relevante la preponderancia de las empresas industriales entre la líderes (43,6% del total) y de los servicios entre las gacelas (40,1%) y las de alta rentabilidad (56,7%).

Desde una óptica territorial se constata que la provincia de Valladolid cuenta con la mayor concentración de empresas de referencia de la Comunidad (27,6% del total), siendo su participación en las líderes del 25,8%, en las gacelas del 27,2% y en las de alta rentabilidad del (31,2%). Le siguen Burgos (19,2%), Salamanca (15,4%) y León (15,3%).

Si consideramos la localización,  el 46,3% de las empresas de referencia se localizan en las capitales de provincias, y el 53,7% en el resto de municipios. Diferenciando por tipologías, el peso relativo mayoritario se da en las capitales de provincia para las de alta rentabilidad (56,7%), mientras que es mayor el peso en el resto de municipios en las líderes (58,6%) y las gacelas (55,2%).

Análisis económico-financiero y avance de 2018

En 2017, las ventas (cifra de negocios) de las empresas castellanoleonesas se incrementaron un 6,3% (8,6% en el total nacional), situándose en 2018 en el 4,1%. Atendiendo al tamaño medio, las empresas medianas registraron un crecimiento superior al conjunto regional en 2017 (8,2%). Desde la perspectiva sectorial, el mayor aumento se ha producido en la construcción (13,0%) y los servicios (12,4%). Por provincias, el crecimiento relativo de las ventas ha sido mayor en Burgos (11,8%), Ávila (9,6%) y Salamanca (9,4%).

En cuanto al resultado del ejercicio, en Castilla y León representa el 4,3% de la cifra de negocios, 1 p.p. más que el ejercicio anterior, mientras que en 2018 alcanza el 4,7%. El 68,4% de las sociedades radicadas en la región han obtenido resultados positivos en 2017.

Por otro lado, la inversión ha aumentado un 3,6%, sustentado en un crecimiento de las de carácter corriente (6,6%). En 2018, las previsiones apuntan a un crecimiento de en torno al 2%.

En lo que respecta a su estructura financiera, los recursos propios se incrementaron un 7,2%, mientras que, en los recursos ajenos, el crecimiento de los pasivos a corto plazo, del 3,1%, contrasta con la reducción del -2,3% de los pasivos no corrientes. Atendiendo a su origen, los pasivos contraídos con entidades de crédito representan en torno al 14,6% del endeudamiento, retrocediendo 1,5 p.p. respecto al ejercicio anterior.

Respecto al rendimiento de la actividad empresarial se ha producido una mejora, tanto de la rentabilidad económica como financiera, hasta situarse en el 4,8% y 8,0%, respectivamente. En 2018 se ha incrementado hasta el 5,8% y 8,6%, respectivamente. Con relación a la rentabilidad económica, destacan los niveles alcanzados por las empresas mediana y las grandes empresas (5,2% en ambos segmentos), así como en los sectores industrial (5,8%) y agrario (5,4%).

Lo más