​La estafa que suplanta al Banco Santander y que pretende saquearte la cuenta durante la cuarentena

​La estafa que suplanta al Banco Santander y que pretende saquearte la cuenta durante la cuarentena
​La estafa que suplanta al Banco Santander y que pretende saquearte la cuenta durante la cuarentena

A través del método del phisning, intentan que les facilites tus datos a través de un mensaje que alerta de un descubierto en la cuenta por el que van a cerrar la misma o de un reembolso pendiente 

La delincuencia no descansa durante la cuarentena. Este es un mensaje que nos han repetido desde que se iniciase el estado de alarma desde las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, advirtiendo de que el ingenio se ha agudizado estos días y que la ciberdelincuencia ha proliferado.

El método más empleado durante estos días es el phishing. A través de un falso mensaje, los delincuentes intentan que facilites tus datos personales con el ánimo de suplantar tu identidad y, normalmente, vaciar tu cuenta del banco.

Esto es lo que está ocurriendo en Salamanca en los últimos días. A través de varios mensajes, ya sean de texto o correos electrónicos, diversos charros están recibiendo la alerta de lo que supuestamente es el Banco Santander, asegurando que o bien se tiene pendiente un reembolso en dicha entidad o que bien se tiene un descubierto en la cuenta por la que van a cerrar la misma.

WhatsApp Image 2020 05 05 at 12.21.49

Esos mensajes van acompañados de un link que redirige a una página web que tiene la apariencia del Banco Santander. Sin embargo, no lo es, puesto que se trata de una estafa que obtiene los datos personales a través de la página web.

95501040 1096816147340628 7688682107761065984 n

Las diversas entidades bancarias han reiterado en sus comunicaciones enviadas estos días a sus clientes que ellos, en ningún momento, pedirán información confidencial o datos personales a través de correos electrónicos, y que cualquier tipo de gestión ha de realizarse o bien a través de las distintas aplicaciones móviles, por las páginas webs oficiales (que piden un usuario y una clave previamente facilitados por el banco) o telefónicamente con la sucursal habitual.

Por ello, si recibes un mensaje sospechoso (puesto que el emisor del correo tiene una falsa dirección), no caigas en la trampa.

Comentarios
Lo más