Veintitrés personas sin hogar reconocido y transeúntes que deambulaban por la ciudad han sido acogidas en el Albergue Municipal ‘Lazarillo de Tormes’ durante el estado de alarma

Veintitrés personas sin hogar reconocido y transeúntes que deambulaban por la ciudad han sido acogidas en el Albergue Municipal ‘Lazarillo de Tormes’ durante el estado de alarma
Veintitrés personas sin hogar reconocido y transeúntes que deambulaban por la ciudad han sido acogidas en el Albergue Municipal ‘Lazarillo de Tormes’ durante el estado de alarma


El Ayuntamiento trabaja en un plan de reinserción psicosocial para todas ellas

El Ayuntamiento de Salamanca, a través de la Concejalía de Familia e Igualdad de Oportunidad, que representa Ana Suárez Otero, en su objetivo por facilitar las atenciones necesarias a las personas sin hogar tras la declaración del estado de alarma, por la crisis sanitaria del Covid-19, habilitó el Albergue Municipal ‘Lazarillo de Tormes’, como un nuevo recurso temporal para personas sin hogar.

Hoy, dos meses después, ha supuesto una nueva oportunidad para estas personas tomando conciencia de sus propias capacidades, contando con el apoyo del personal técnico municipal de la Sección de Inclusión Social. Para ellas, la actual situación de pandemia, está siendo un punto de inflexión de sus vidas, de planteamiento de nuevos objetivos vitales y de sentirse partícipes de una oportunidad que ha llamado a sus vidas para habilitar su integración social.

El Alberge Municipal Temporal ‘Lazarillo de Tormes’ ha acogido, en estos dos meses, un total de 23 personas, bien sin hogar reconocido o bien transeúntes que recorrían el país en busca de oportunidades y, en el momento de la declaración del Estado de Alarma deambulaban por las calles de Salamanca. Durante este tiempo, algunas abandonaron el centro, siendo actualmente 17 las personas que conviven en este Albergue Municipal, con carácter temporal, debido a la situación provocada por el Covid-19.

La perspectiva inicial de cubrir las necesidades básicas de estas personas y proporcionarles un espacio seguro para su confinamiento durante el estado de alarma ha ido completándose a lo largo de las semanas con actividades de ocio para combatir las largas horas del confinamiento, así como con la intervención psicosocial de personal técnico municipal de la Sección de Inclusión Social.

A partir de entrevistas y valoraciones personalizadas se ha trabajado y consensuado con cada una de ellas un nuevo proyecto vital, para que tras el fin del estado de alarma y por tanto del recurso de alojamiento, dispongan de una alternativa de reinserción social que les aleje de las calles, con el apoyo y el seguimiento del personal técnico municipal de la sección. 

Comentarios
Lo más