En libertad el concejal del PP del Ayuntamiento de Vecinos, arrestado por su presunta implicación en la muerte de Mario, trabajador del Consistorio

En libertad el concejal del PP del Ayuntamiento de Vecinos, arrestado por su presunta implicación en la muerte de Mario, trabajador del Consistorio
En libertad el concejal del PP del Ayuntamiento de Vecinos, arrestado por su presunta implicación en la muerte de Mario, trabajador del Consistorio

J.L.G.M. fue arrestado por la Guardia Civil en la tarde de este lunes. Se investiga si el golpe mortal pudo estar motivado por una agresión, una teoría que fue cobrando fuerza con el paso de las horas

El varón detenido por la Guardia Civil por su supuesta implicación en la muerte de Mario Casal,  ha sido puesto en libertad este martes después de declarar ante el juez instructor de la causa.

El arrestado es un concejal del propio Consistorio de Vecinos por parte del Grupo Popular. Se trata de J.L.G.M., quien fue detenido por agentes del Instituto Armado en la tarde de este pasado lunes. Ahora mismo se trata de esclarecer si estuvo implicado en la muerte del joven de 34 años, ya que era uno de los sospechosos que desde el primer momento estuvo en el punto de mira de la Guardia Civil.

Y es que si en principio se apuntaba a un golpe fortuito en la cabeza como causa de la muerte, poco a poco la agresión fue cobrando protagonismo, ya que llegaron diferentes versiones a este medio de comunicación, de los hechos, que, aunque no coincidían exactamente en la descripción exacta de los mismos, todas apuntaban a una agresión que acabó de la forma fatídica conocida o incluso de un verdadero accidente, seguido de una agresión una vez que el fallecido ya se encontraba en el suelo, a pesar de que ya había sufrido el traumatismo que le causó la muerte.

Tal y como recogió SALAMANCA24HORAS en un primer momento, los acontecimientos que acabaron con la vida de Mario se iniciaron en un bar de la localidad, donde un grupo de amigos decidieron celebrar su particular San Juan. Cuando llegaron las doce de la noche, el gerente del bar decidió echar el cierre cumpliendo los horarios, a lo que el grupo pensó en proseguir la fiesta en otro lugar.

Según pudo saber este medio, cuando el grupo circulaba por la calle de la Iglesia la víctima increpó a otro varón allí presente y lo que parecía ser pequeña riña sin mayor importancia, acabó con la víctima mortal tropezándose y cayendo al suelo con la mala fortuna de golpearse la cabeza.

Sin embargo, y tal y como se apunta en la noticia así como en informaciones anteriores, las versiones que circulaban por el pueblo y que barajaba la Guardia Civil no coincidían con la versión que se había dado sobre el fallecimiento del joven, ya que las circunstancias que rodeaban a la misma eran extrañas.

Comentarios
Lo más