Hurta joyas en la vivienda donde trabajaba y las sustituye por bisutería para disimular

Hurta joyas en la vivienda donde trabajaba y las sustituye por bisutería para disimular
Una joven de 30 años que entregó el botín a su pareja, ambos con antecedentes, y este lo vendió en distintos establecimientos de compraventa de oro. Solamente se han podido recuperar cinco de los quince lotes de reloj, anillos, solitarios, colgantes, pulseras, cadenas y pendientes

La Policía Nacional de Salamanca ha detenido a una joven de 30 años como presunta autora de un delito de hurto en el domicilio en el que realizaba trabajos de limpieza y también a su pareja, de 31 años, ambos con antecedentes, por vender parte del botín.

Según informa la Comisaría de Salamanca, el pasado 30 de julio la propietaria de una vivienda en la calle Fernando Santos, en Garrido Norte, denunció la sustracción de numerosas joyas (un reloj, anillos, solitarios, colgantes, pulseras, cadenas y pendientes, todas ellas de oro y algunas de plata) que tenía en distintos lugares del domicilio, principalmente en el interior de un joyero de su dormitorio. También manifestó que no había apreciado ningún tipo de señal de fuerza en la vivienda y las joyas sustraídas habían sido sustituidas por bisutería para mantener la apariencia de contenido en el joyero.

La investigación se centró en una empleada que realizaba tareas de limpieza en la vivienda y que tenía libre acceso con las llaves facilitadas por la propietaria. Los agentes comprobaron que había vendido cinco lotes de joyas en un establecimiento de compraventa de oro de la avenida Federico Anaya. Mientras, su pareja había hecho lo propio con otros diez lotes de joyas en la calle María Auxiliadora.

La mujer fue detenida en su domicilio, en la avenida de Federico Anaya, y su pareja en la mañana de ayer tras ser identificado en la calle Pollo Martín. La Policía Nacional sólo ha podido recuperar cinco de los lotes de joyas vendidos, sin poder hacerlo con los otros diez por haber transcurrido el período legal en el que los establecimientos de compraventa no pueden disponer de los efectos adquiridos.

Comentarios