Santa Marta dispondrá de un nuevo espacio cardioprotegido para las fiestas

Santa Marta dispondrá de un nuevo espacio cardioprotegido para las fiestas
Estará ubicado en un vehículo policial señalizado y será el tercero habilitado en la ciudad durante estos festejos

El Ayuntamiento de Santa Marta de Tormes ha recibido un desfibrilador externo semiautomático (DESA) que se instalará en un vehículo policial debidamente señalizado y que entrará a formar parte de la flota de vehículos cardioprotegidos de cara a la celebración de estas fiestas.

El concejal de Policía, Jesús Hernández, ha sido el encargado de recibirlo de manos del director del programa ‘Un Corazón, un Desa’, José Antonio García, y el director de Formación, Rafael Martínez. Jesús Hernández ha indicado que “recibimos este desfibrilador, y ya son tres con este, gracias a lo cual cumpliremos con el compromiso adquirido por este Ayuntamiento de conseguir la certificación europea del European Resucitation Councyl como municipio cardioprotegido”.        

Además de este desfibrilador, el Consistorio ya cuenta con otros dos, uno de ellos el que se ha instalado en el hospital de campaña de Protección Civil durante estas fiestas y otro en un vehículo de Protección Civil. Para su uso, además, la Policía Local está recibiendo la formación adecuada, una formación que también recibieron previamente los voluntarios de Protección Civil.

Más del 85% de las muertes súbitas tienen origen cardiaco y el 90% se producen en  entornos extra‐hospitalarios. La  única manera de lograr la  supervivencia es realizar a los afectados una correcta Recuperación Cardiopulmonar (RCP) y por consiguiente,  la  necesidad  de  un  acceso  rápido  y  fácil  a  los  Desfibriladores Externos Semiautomáticos (DESA).

Este acceso público a la desfibrilación, realizado por personal no sanitario, capaz de procurar asistencia tras la parada cardiaca, es fundamental para aumentar las posibilidades de éxito de la reanimación.

El Programa ‘Un corazón, un DESA’ es una iniciativa a nivel europeo que promueve el acceso público a la desfibrilación mediante la creación de espacios cardioprotegidos y la correspondiente formación.

Los avances tecnológicos han permitido desarrollar aparatos, denominados desfibriladores externos semiautomáticos (DESA), que hacen sencilla y segura la aplicación de la desfibrilación por personal no médico autorizado, mediante la realización de un programa específico de formación adecuadamente acreditado, según exigencias legislativas de las diferentes comunidades autónomas.

Comentarios
Lo más