El empleo vinculado al turismo sanitario aumenta un 20% en apenas un lustro

El empleo vinculado al turismo sanitario aumenta un 20% en apenas un lustro
Se trata de un tipo de turismo basado en viajar para someterse a tratamientos de alta calidad que son más inaccesibles en los países de origen, ya sea por motivos económicos, de calidad asistencial o de políticas sanitarias. Siguiendo la tendencia y lejos de frenarse seguirá creciendo el ritmo de contratación, con una estimación del incremento del empleo de en torno al 40% respecto al año pasado
 

El turismo es ya un fenómeno imparable en nuestro país. Cada año, millones de turistas cruzan nuestras fronteras para pasar una temporada de vacaciones en España para disfrutar de su cultura, su clima, sus paisajes, su gastronomía y... ¿su sanidad? La respuesta es sí. El turismo sanitario en España también está en auge. Según datos del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), cada año, este sector mueve alrededor de un 20% más de ingresos y registra un incremento equivalente en el número de pacientes extranjeros que acuden a nuestros hospitales privados.  

Teniendo en cuenta el alcance que esto supone, Adecco Healthcare, división del Grupo Adecco especializada en perfiles sanitarios, ha querido analizar en profundidad este tipo de turismo para desentrañar algunas de las preguntas que lo rodean: ¿es positivo para España el turismo sanitario?, ¿el crecimiento de este sector implica un crecimiento proporcional en el empleo?, ¿de qué países proceden los turistas que vienen a someterse a tratamientos médicos?, ¿qué especialidades de la sanidad son las más demandas por ellos?     

Antes de nada, cabe acarar que el turismo sanitario se enmarca dentro de la asistencia sanitaria privada para pacientes extranjeros. Se trata de un tipo de turismo basado en viajar, en este caso a España, para someterse a tratamientos de alta calidad que son más inaccesibles en los países de origen, ya sea por motivos económicos, de calidad asistencial o de políticas sanitarias. Esto hace que los pacientes sean extranjeros que buscan una asistencia sanitaria adaptada a su cultura y necesidades en España o pacientes que viajan exclusivamente para el proceso asistencial, normalmente acompañados por sus familiares. En ambos casos suele tratarse de pacientes de alto poder adquisitivo y flexibilidad para viajar.   

Al contrario de lo que ocurre con el turismo tradicional, muy centrado en determinadas épocas del año, el turismo sanitario no está vinculado a la estacionalidad, es decir, se mantiene más o menos constante a lo largo del año. Esta afirmación, por tanto, puede también extrapolarse al empleo, donde no sólo se demandan perfiles en un período determinado de tiempo, sino que, en la mayoría de ocasiones, la necesidad de perfiles sanitarios se mantiene durante todo el año.  

Desde un punto de vista laboral, y en palabras de la doctora Esther Charro, Directora de Servicio de Adecco Healthcare, “este tipo de turismo incrementa la necesidad de puestos de trabajo cualificados en el sector de la sanidad y la salud, tales como médicos, enfermeros y técnicos; ayuda a la creación de perfiles nuevos en el sector, como los asistentes sanitarios; y reinventa los ya existentes poniendo en valor nuevas habilidades y competencias”. Además, ayuda a potenciar otros sectores como son el de servicios y el de infraestructuras.

Esto se debe a la necesidad de creación de nuevas infraestructuras asistenciales de soporte o adaptación a las ya existentes que, sumado al turismo de calidad asociado a pacientes y familiares extranjeros que acuden a recibir tratamientos de salud y bienestar en España, hacen que los sectores servicios y de infraestructuras se vean beneficiados de forma directa también en términos de creación de empleo.   

Desde un punto de vista social, el turismo sanitario pone en valor a los inmigrantes de perfil profesional sanitario, así como a segundas generaciones de inmigrantes que tienen el conocimiento de idiomas y de la cultura propia de los diferentes países de origen de los pacientes internacionales. Además, supone una vía de entrada para expatriados con perfiles sanitarios  que quieren volver a España y aportan idiomas y conocimientos de los estándares de actuación en otros países que optimizan la atención de estos pacientes haciéndoles la experiencia más cercana a lo conocido.  Desde el punto de vista de la innovación y la calidad sanitaria en España, los profesionales y la sanidad españoles gozan de un prestigio y una excelencia reconocida internacionalmente, que la convierten en un destino deseado y cada vez más accesible, que nos obliga a invertir en innovación para seguir estando a la cabeza. Esto nos lleva a preguntarnos por qué España es uno de los países de destino de este tipo de turismo.  

En primer lugar, como se indicaba anteriormente, España presenta una alta calidad de la asistencia sanitaria debido a la óptima formación y cualificación de los profesionales sanitarios españoles y a la innovación y la tecnología de vanguardia con la que contamos. En segundo lugar, la accesibilidad a este tipo de servicios para pacientes extranjeros también desempeña un papel fundamental. En especial, lo referente a las infraestructuras de llegada, nuestra política de precios, la experiencia y el conocimiento del turismo internacional. Por último, las tradicionales razones de turismo en España: el buen clima, la gastronomía, la cultura… juegan a favor en los posteriores procesos de recuperación o revisiones periódicas de los turistas sanitarios.     

Las ofertas de empleo sanitarias asociadas a idiomas y vinculadas al turismo sanitario se han incrementado un 20%, siendo el inglés el idioma predominante seguido por el francés y por el alemán dentro de una tendencia mantenida hasta la actualidad. Según la doctora Esther Charro, este crecimiento se debe a que “los grandes grupos hospitalarios están apostando por este tipo de línea asistencial. El mercado potencial es enorme, optimiza las infraestructuras ya existentes y está en incipiente desarrollo con múltiples oportunidades para posicionarse en posiciones de liderazgo de esta línea”.   

Por áreas geográficas, la sanidad tradicional con pacientes nacionales es uno de los sectores que más empleo está generando en Asturias, Cantabria y Canarias, coincidiendo en esta última comunidad con el turismo tradicional.  Siguiendo la tendencia actual, lejos de frenarse, seguirá creciendo el ritmo de contratación de los últimos años, con una estimación del incremento del empleo asociado al turismo sanitario de en torno al 40% respecto a 2016.  

Comentarios
Lo más