Los jóvenes con discapacidad encuentran barreras adicionales en su acceso al mercado laboral

Los jóvenes con discapacidad encuentran barreras adicionales en su acceso al mercado laboral
75 millenials con discapacidad buscan empleo en la provincia de Salamanca. Opinan que pueden aportar a la empresa una dosis extra de esfuerzo, motivación o tolerancia a la frustración; sin embargo, un 72% cree que la discapacidad le perjudica a la hora de encontrar empleo, debido a prejuicios negativos que aún persisten en la sociedad. La mayor parte (35%) es desempleado de larga duración y 6 de cada 10 cree que tardará más de un año en encontrar una ocupación
 

El próximo 12 de agosto se celebra el Día Internacional de la Juventud, efemérides que, un año más, la Fundación Adecco y JYSK no han querido dejar pasar sin elaborar el segundo informe Millenials con Discapacidad, motor de futuro, un trabajo realizado en base al informe 'El mercado de Trabajo de las personas con discapacidad (SEPE, 2016)', así como una encuesta a 500 personas con discapacidad entre 18 y 35 años.

Según Olafgilbert Zoder, responsable de Administración y Personal de JYSK España, “el futuro de nuestra sociedad depende de las nuevas generaciones, entre las cuales no podemos permitir ningún tipo de discriminación. Por ello, consideramos estratégico empoderar a los más jóvenes con discapacidad, de cara a que tengan las mismas oportunidades que el resto y su talento no quede desperdiciado en una economía que tanto les necesita”. 

Por su parte, Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco, comenta que “los Millenials constituyen una generación clave para nuestro mercado laboral, en un contexto de récord de envejecimiento, en el que no se incorporan suficientes jóvenes al mercado para abastecer a la creciente masa de jubilados. Por ello, nadie sobra en el mercado laboral: ni los mayores de 55 años ni los jóvenes con discapacidad a los que, todavía, sin embargo, se sigue discriminando”.

Radiografía del desempleado millenial con discapacidad

Actualmente, se contabilizan en España 9.477 jóvenes con discapacidad (hasta 25 años) inscritos como demandantes de empleo, de los cuales 75 son de la provincia de Salamanca. Su perfil responde al de un hombre (64%), con discapacidad física (41%) y que lleva más de un año en paro (35%).

A la hora de afrontar la búsqueda de empleo, la mayor parte de los jóvenes lo tiene claro: el 90% cree que su discapacidad le refuerza en valores como el esfuerzo (95%), la constancia (91%) o la tolerancia a la frustración (85%). Según Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco: “la discapacidad conlleva, en muchos casos, la convivencia con el sacrificio y no es extraño que los jóvenes se vean reforzados en dichas competencias, sintiéndose capaces de llevarlas al ámbito de la empresa”.

Sin embargo, esta confianza en sus habilidades se contrarresta con la percepción que tienen de la sociedad y del mundo empresarial: el 72% cree que su discapacidad le perjudicará a la hora de encontrar un empleo.  En la misma línea, 6 de cada 10 cree que tardará más de 1 año en encontrar una ocupación, cifra que contrasta con la de los jóvenes sin discapacidad, que se muestran mucho más optimistas: 8 de cada 10 espera tener trabajo en un plazo inferior a un año y sólo un 2% cree que se demorará más de 12 meses.

04 parados discapacidad interior

En este sentido, Mesonero destaca que “los jóvenes con discapacidad opinan que los prejuicios y estereotipos siguen muy asentados en la sociedad y en la empresa, mermando sus oportunidades profesionales. Si bien este pensamiento no puede servir de pretexto para no buscar empleo, no deja de basarse en una realidad: todavía existen multitud de creencias estereotipadas en torno a las personas con discapacidad, que las asocian con menor productividad, menor compromiso o mayor absentismo, Desde la Fundación Adecco trabajamos por erradicar estos prejuicios, que están cimentados en el desconocimiento o la falta de experiencias previas”.

Menor formación, el talón de Aquiles

El nivel formativo es un factor determinante a la hora de garantizar el acceso al mercado laboral. Es una conclusión generalizada en todos los países miembros de la Unión Europea: a mayor nivel de formación, mayor tasa de ocupación y menor desempleo.

En este sentido, es significativo cómo entre los jóvenes de nuestro país, la carencia formativa se alza como una de las principales causas de desempleo: un 53% de los parados menores de 25 años no ha superado la Educación Secundaria Obligatoria.

A través de la presente encuesta, hemos podido esbozar el nivel formativo predominante entre aquellos que tienen discapacidad. Si bien las diferencias entre los que han cursado Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato son mínimas, se aprecian importantes desfases en el porcentaje de jóvenes con estudios primarios y superiores. Así, un 19% de los encuestados con discapacidad tiene estudios primarios, más del doble que sus coetáneos (9%). Por el contrario, sólo un 8% cuenta con estudios universitarios, casi la mitad que el resto de los jóvenes (17%).

Con ello, el porcentaje de menores de 25 años con discapacidad en desempleo, que no ha superado la ESO, asciende hasta el 64%.

Comentarios
Lo más