Las cinco claves que hacen una casa menos atractiva para robarla

Las cinco claves que hacen una casa menos atractiva para robarla
El verano es sin duda uno de los momentos más vulnerables. Cualquier descuido es bueno y los ladrones necesitan de muy poco tiempo para poder desvalijar una casa. Adelantarse al problema y poner las mayores dificultades posibles, sin duda, puede contribuir a evitar que los ladrones hagan su agosto robando en el hogar

Evitar la sensación de casa vacía

Los ladrones aprovechan las ausencias por vacaciones para entrar en los hogares vacíos. Por ello, la mejor manera de disuadir a los intrusos es hacerles creer que la vivienda está habitada mediante temporizadores para programar el encendido de las luces de la vivienda.

Mantener los elementos físicos de seguridad visibles

Claramente las alarmas y demás elementos físicos de seguridad, suponen elementos disuasorios para los ladrones. Y no solo en las zonas principales, sino especialmente en las secundarias o más escondidas.

Y sobre todo que las soluciones de seguridad instaladas en el hogar estén conectadas con una central receptora de alarmas durante las 24 horas. De esta forma, en caso de producirse una alerta durante nuestra ausencia, profesionales especializados podrán realizar un inmediato análisis de la situación e iniciar los protocolos de actuación estipulados en cada caso, asegurando que nuestra propiedad está debidamente protegida.

Los sistemas de alarma más recientes incorporan cámaras para la comprobación por vídeo verificación. Gracias a estos sistemas, en el momento en que se produce una alerta, los operadores de la Central Receptora de Alarmas (CRA) reciben una serie de imágenes en tiempo real del domicilio o del negocio y pueden comprobar de forma inmediata la veracidad del aviso, alertando a los servicios de seguridad correspondientes. Además, el sistema también permite que el usuario reciba las imágenes por correo electrónico, para poder confirmar que no se trata de una falsa alarma.

Proteger el hogar a distancia

Existen aplicaciones, como por ejemplo Tyco Alert, que permiten controlar en todo momento lo que sucede en el hogar, conectar y desconectar la alarma, comprobar quien entra y sale (hijos, servicio doméstico) e incluso ver en video en tiempo real lo que sucede en la casa, mientras se descansa en la playa.

Comprobar todos los accesos antes de salir

No poner la tarea fácil a los ladrones. Comprobar que no existen puntos que permitan un acceso fácil a la vivienda: instalar rejas en las ventanas y comprobar que no es posible acceder a los pisos superiores (a través de balcones, canalones, árboles cercanos, etcétera).

Puerta, ventanas, persianas, mejor si se renuevan de vez en cuando y se añaden impedimientos extra como candados, cerrojos, etcétera. Los ladrones mejoran sus técnicas y siempre se decantarán por lo menos difícil. Antes de irse, recorra la casa entera. Revisar que todas las puertas y ventanas estén correctamente cerradas puede evitar el robo más tonto del mundo. Si se es una persona despistada, que cuando llega al coche no sabe si ha cerrado la llave del gas, o la puerta de casa, hágalo en voz alta. Así recordará haber cerrado la casa y activado la alarma.

Entrenar la discreción y dejar a alguien pendiente

Al irse de vacaciones, lo mejor es ser discreto. Los cacos están siempre al tanto de todo lo que sucede para planificar su próximo robo. Así que recuerde: no es necesario presumir de escapada ni pregonarlo en las redes sociales. Seguro que es posible esperar al regreso para contar el viaje y enseñar las fotos.

Además, si se va a estar fuera durante días, sí que es posible avisar a alguien de la familia o un amigo cercano para que estén atentos. Ellos siempre pueden darse un paseo por la zona, ver si hay algo extraño por casa y evitar un robo.

Comentarios
Lo más