Las enfermedades profesionales aumentan casi un 30% desde la aprobación de la reforma laboral

Las enfermedades profesionales aumentan casi un 30% desde la aprobación de la reforma laboral
El sindicato UGT denuncia la escasa declaración de enfermedades como las respiratorias, el cáncer, o las producidas por agentes químicos

​En los siete primeros meses de este año se han declarado un total de 13.311 enfermedades profesionales en España, según datos del Observatorio de Contingencias Profesionales del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, lo que supone un crecimiento del 0,93% respecto al mismo periodo del año anterior, y de casi el 30% respecto a los datos registrados en julio de 2012, año de entrada en vigor de la reforma laboral.

La media de enfermedades profesionales declaradas en este año es de una por cada 1.145 asalariados afiliados a la Seguridad Social. El 83% del total de enfermedades profesionales están causadas por agentes físicos, seguidas a mucha distancia por las enfermedades de la piel (5%) y las de agentes biológicos (4,5%). Aunque en cifras globales los hombres sufren más este tipo de enfermedades, la incidencia entre las mujeres trabajadoras es mayor.

Las actividades económicas que declaran un mayor número de enfermedades profesionales son las de comercio al por menor, excepto de vehículos de motor y motocicletas, seguido de Industria de la alimentación, y servicios de edificios y actividades de jardinería. Por ocupaciones, el mayor número de enfermedades profesionales declaradas se concentra en los grupos de otro personal de limpieza, operadores de instalaciones y maquinarias fijas, y peones de industrias manufactureras.

A pesar de que el número de enfermedades profesionales declaradas aumenta desde 2012, la notificación de enfermedades complejas y crónicas (como las respiratorias, el cáncer y las producidas por agentes químicos en general) es muy baja o casi nula en comparación con las estimaciones que se realizan al respecto, por lo que UGT considera necesario mejorar las evaluaciones de riesgo de los puestos de trabajo y la implicación del sistema de prevención en su conjunto en la detección de estas enfermedades.

“Que una enfermedad laboral sea diagnosticada correctamente es vital para la población trabajadora y para el propio mantenimiento del Sistema, por lo que el Sindicato reclama una mejora de los sistemas actuales de información y vigilancia de la salud, impulsar la comunicación de enfermedades que podrían ser calificadas como profesionales por parte de los facultativos del Sistema Nacional de Salud, y actualizar bianual o trianualmente la lista de enfermedades profesionales española. Es Igualmente necesaria la formación en salud laboral de los profesionales del Sistema Nacional de Salud, así como difundir los criterios para el diagnóstico de las enfermedades profesionales”, concluye el sindicato.

Comentarios