Nuevo ataque a un rebaño de ovejas, esta vez en Encina de San Silvestre

Nuevo ataque a un rebaño de ovejas, esta vez en Encina de San Silvestre
La Junta vuelve a atribuirlo a perros asilvestrados. Los tres animales muertos presentaban dentelladas en cuello, cara y ubres. Asaja insiste en extremar la vigilancia al ganado, especialmente en la zona ledesmina 

Asaja Salamanca alerta sobre un nuevo ataque, en la madrugada del martes al miércoles, que ha terminado con la vida de tres ovejas en la localidad de Encina de San Silvestre, en la comarca de Ledesma.

Los ganaderos Feliciano y Juan Francisco Vicente aseguran que al trasladarse a la finca esta mañana no encontraron a las 150 ovejas que integran su rebaño. Solo se toparon con los tres cadáveres y el resto, “nerviosas y desperdigadas”.  De hecho, algunas estaban, por caminos y fincas, a una distancia de casi tres kilómetros del lugar del ataque. Aún no han reparado en cuantos ejemplares faltan pero los cadáveres de las tres reproductoras presentan mordidas en el cuello, la cara y ubres.

Los ganaderos llamaron a la Patrulla del Lobo y agentes medioambientales de la Junta de Castilla y león se trasladaron a la parcela donde certificaron el ataque ocasionado “por perro”. 

Posiblemente, advierte Asaja, se trataría del mismo animal que sembró el caos en una explotación cercana, en Villaseco de los Gamitos, tan solo 24 horas antes. 

No es la primera vez que Juan Francisco Vicente sufre los daños de un ataque. Ya el año pasado, el lobo mató en su explotación a cinco ovejas y, según afirma, aún no ha cobrado la indemnización por aquel suceso denunciado en Semana Santa de 2016.

Asaja Salamanca insiste, una vez más, en vigilar de cerca al ganado y extremar las medidas de protección, sobre todo en la comarca de Ledesma, en la que se han producido dos ataques en menos de 24 horas y en un radio de 500 metros de distancia.

Sospechas de Lobo Marley

Tras analizar las imágenes de las ovejas muertas, el colectivo que defiende la libre presencia del lobo en la Comunidad ha deslizado -a través de uno de sus más destacados miembros, el naturalista Luis Miguel Domínguez- la duda sobre el origen de las heridas que causaron la muerte a los animales. A su juicio, el corte resulta demasiado "quirúrgico" por lo que acusa veladamente a la mano del hombre de estar detrás del fallecimiento del ganado.

 

Comentarios