La Junta declara BIC, con categoría de Conjunto Histórico, El Barco de Ávila

La Junta declara BIC, con categoría de Conjunto Histórico, El Barco de Ávila

El Consejo de Gobierno ha aprobado la declaración de Bien de Interés Cultural, con categoría de Conjunto Histórico, de la localidad abulense de El Barco de Ávila.

El Consejo de Gobierno ha autorizado la declaración de Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico de El Barco de Ávila, situado al suroeste de la provincia de Ávila. La declaración como Conjunto Histórico viene determinada, no sólo por la conservación de elementos urbanos y edificios significativos, algunos de ellos ya considerados bienes de interés cultural, sino fundamentalmente, por su organización morfológica, con un modelo urbano generado entre los siglos X y XI.

El Barco de Ávila se encuentra situado al suroeste de la provincia de Ávila, al pie de la Sierra de Gredos, ocupando una situación estratégica junto al río Tormes, muy ligado a la historia de la villa. Los primeros pobladores asentados en la zona fueron los Vettones, que se establecieron en un castro en la colina. Con la llegada de los romanos, aprovechando su posición estratégica para su continuo proceso de colonización, se construirá el puente que permitía el paso de las tierras extremeñas sobre el Tormes hacia el norte peninsular.

El modelo urbano de El Barco de Ávila, que ha llegado hasta nuestros días, se genera durante la época de la repoblación, entre los siglos X y XI y termina densificándose durante los siglos XIX y XX. La ubicación geográfica de la villa, limitada al este por la barrera natural del Tormes, y encerrada en su muralla medieval, de la que se conserva claramente su trazado y algunas de sus partes relevantes, ha permitido el mantenimiento del tejido urbano hasta nuestros días, separando los nuevos crecimientos de la antigua trama. Asimismo, las calles que conforman la trama originaria, son también elementos básicos de su tejido urbano que adaptándose a las condiciones orográficas del terreno, va conectando los distintos hitos urbanos.

El Barco de Ávila constituye un conjunto histórico de carácter muy urbano, que conserva elementos y edificios significativos de gran interés. Algunos de ellos gozan de la declaración de bien de interés cultural como la Iglesia de Nuestra Señora de La Asunción y el Castillo de Valdecorneja, así como las murallas y la Puerta del ahorcado. El espacio de reunión más relevante intramuros es la Plaza Mayor, que responde a la tipología tradicional de arquitectura popular, con carácter cerrado asoportalado y que forma un conjunto urbano homogéneo singular. Otros espacios relevantes son la Plaza de las Acacias y el entorno de la Iglesia Mayor de Nuestra Señora de La Asunción. El conjunto conserva además edificios de interés tipológico, representativos de la arquitectura característica de la comarca, tanto de arquitectura culta con casonas de sillería de granito como ejemplos de arquitectura popular. Extramuros, destaca la presencia del río Tormes y sus riberas y cruzando el Puente Viejo, destaca la Ermita del Cristo del Caño.

La declaración de El Barco de Ávila dentro de la categoria de Conjunto Histórico, conlleva asimsimo, la delimitación del ámbito afectado por la protección, en al que se ha tenido en cuenta su ubicación y especiales características y circunstancias como unidad de asentamiento continua condicionada por el Castillo de Valdecorneja, la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora y la antigua muralla y como estructura física representativa de la evolución de esta comunidad humana.

Comentarios