Emilio Orejas, un heredero político para resucitar la imagen de la Diputación

Emilio Orejas, un heredero político para resucitar la imagen de la Diputación

Emilio Orejas Orejas, de 39 años de edad, está a punto de agotar su tercer mandato como alcalde del Ayuntamiento de Valdelugueros, donde su padre, Miguel Orejas, ya fue a su vez regidor otros 32 años consecutivos más, siendo éste el que le cedió el bastón de mando tras su retirada de la política en 2003. Desde entonces, el 'pequeño' Orejas rige los destinos de los poco más de 450 habitantes de este pequeño municipio de la Montaña Central leonesa, según publica ileón.com.

Nació en la localidad de Lugueros en 1975. En el ámbito profesional es industrial en una empresa de productos cárnicos ubicada en su pueblo, Embutidos Vegarada.

En julio de 2011, en el segundo mandato de Isabel Carrasco, fue nombrado diputado delegado de la Presidencia para el área de Deportes y Juventud, y además presidente de la Comisión Informativa de estas dos áreas y de Turismo. En su municipio, Valdelugueros, se ubica parte de la estación invernal de San Isidro, objeto ahora de investigación judicial en la operación anticorrupción 'Púnica' que ha llevado a prisión a Marcos Martínez por seis presuntos delitos. Precisamente el juez apunta a la negociación prohibida de contratos relacionados con la estación invernal como causa de la prisión de Marcos Martínez, que buscaría con ello un lucro personal y asentarse en el sillón presidencial del Palacio de los Guzmanes.

A Orejas siempre ha sido considerado de la órbita cercana de Isabel Carrasco. No en vano, era uno de los muy pocos que estaban autorizados para protagonizar sin la presidenta ruedas de prensa de asuntos de relumbrón, tales como las campañas invernales en San Isidro y Leitariegos o deportes tradicionales de la provincia, como la lucha leonesa. Por este y otros motivos a Emilio Orejas siempre se le ha visto en la Diputación y en el PP leonés como uno de los nombres con más futuro en la formación conservadora.

Polémica franquista

El pasado mes de agosto le alcanzó la polémica por la decisión adoptada en su municipio de gastar 6.000 euros públicos en la restauración de un monumento franquista erigido en la Guerra Civil española, dedicado a un falangista foráneo al municipio encargado de asesinar a quienes simpatizaban con el lado republicano. Un hecho que le valió la denuncia de la oposición y de las asociaciones de la Memoria Histórica.

El arreglo del monumento fue sufragado en parte por el Instituto Leones de Cultura (ILC), organismo dependiente de la Diputación, dentro del Plan de Restauración del Patrimonio Etnográfico, que tiene como fin la restauración de bienes culturales exclusivamente tradicionales de la provincia leonesa.

La juventud de Orejas y su vinculación a los 'carrasquistas' han sido fundamentales en su designación como sucesor de Martínez. Aunque el PP quería imponer el nombre finalmente han tenido que aceptar que los diputados provinciales -sobre todo el núcleo duro- impusieran al regidor de Valdelugeros para ser el tercer presidente de la Diputación en cinco meses. Así se ha logrado que no haya fisuras y todos apoyen destituir a Marcos Martínez, buscando también que no se criminalice toda la gestión de la Diputación.

En aproximadamente un mes Orejas verá como es su turno político y si la esperanza depositada en él para mejorar la dañada imagen del Partido Popular y la Diputación se consolida. Ha pasado de ser una de las grandes promesas del PP provincial a una realidad, pero forzado por las circunstancias. En su propia mano estará que su carrera política al más alto nivel sea de paso o de futuro. ¿Apuestas?

Comentarios
Lo más