Desarticulado un 'grupo de cobros' que programó varios secuestros en Salamanca

Desarticulado un 'grupo de cobros' que programó varios secuestros en Salamanca
Agentes de la Policía Nacional han detenido a dieciséis personas en la mayor operación contra una 'oficina de cobros' desarrollada en España. Los arrestados presuntamente formaban parte de un grupo de sicarios dedicado a saldar deudas generadas por actividades relacionadas con el narcotráfico. El sistema empleado habitualmente para obtener su objetivo era el 'amarre' o secuestro de la víctima hasta que ella misma o algún familiar pagara, habiendo programado varios en la provincia de Salamanca.

Durante la operación policial se han practicado 15 registros en los que han sido intervenidas cuatro armas cortas, 200 gramos de cocaína, precursores para adulterar la droga, 13 vehículos y 135.000 euros, entre otros efectos. Al frente de esta organización se situaban tres hermanos de origen colombiano que han participado en numerosas extorsiones y en el secuestro de dos compatriotas.

 
A finales del mes de noviembre del 2012, en el marco de la cooperación policial internacional contra las 'oficinas de cobro', se recibió un informe de las autoridades colombianas alertando de la presencia en nuestro país de uno de estos grupos de sicarios, que estaba en disposición de llevar a cabo, de forma inminente, el secuestro u homicidio de dos ciudadanos colombianos implicados en un delito de tráfico de sustancias estupefacientes, que estaban siendo investigados por la Policía Nacional en España.
 
Extorsiones, secuestros, narcotráfico y blanqueo
 
Partiendo de esta información y a partir de datos obtenidos por las investigaciones que se estaban realizando en España, se comprobó la participación de este grupo de sicarios en múltiples de extorsiones, así como en el secuestro de dos ciudadanos colombianos a los que mantuvieron retenidos durante varios días hasta que atendieron los pagos exigidos por los responsables de la oficina de cobros. Para conseguir su libertad, las víctimas se vieron obligadas a entregar todo tipo de bienes tanto en España, como en Colombia, principalmente dinero en efectivo, inmuebles, terrenos, vehículos e incluso caballos o cuadros valiosos.
 
De igual modo, los investigadores descubrieron que si bien el objetivo principal de este grupo era el cobro de deudas, en la actualidad habían ampliado su actividad criminal hacia el narcotráfico con el que obtenían enormes beneficios. Para blanquear el dinero generado por el tráfico de estupefacientes, utilizaban un sistema de envíos fraudulentos al extranjero, realizados desde locutorios regentados por miembros de la organización.
 
Secuestros inminentes
 
En la fase final de la operación, los agentes averiguaron que estaban consiguiendo armas de fuego y que tenían previsto secuestrar de manera inminente a varias personas en las provincias de Tarragona, Salamanca, Valencia y Málaga. Por este motivo, se diseñó un dispositivo para detener a los miembros de la oficina de cobros y al resto de miembros de la organización.
 
Durante el operativo se detuvo a un total de 16 personas, en la provincia de Madrid y en Seseña (Toledo), la mayoría de nacionalidad colombiana, y se practicaron diez registros en Madrid capital, otros cuatro en las localidades madrileñas de Parla (2), Alcorcón (1), Valdemoro (1) y uno más en Seseña. Entre los numerosos efectos intervenidos destacan tres pistolas semiautomáticas, un revólver, una carabina, 200 gramos de cocaína, un kilogramo de precursores, un chaleco antibalas, 135.000 euros, 13 vehículos y 40 teléfonos móviles.
Comentarios
Lo más