Herrera defenderá en Bruselas la necesidad de nuevas políticas contra el desafío demográfico

Herrera defenderá en Bruselas la necesidad de nuevas políticas contra el desafío demográfico

La propuesta expuesta por De Diego describe el cambio demográfico como uno de los desafíos más importantes a los que se enfrentan las regiones y ciudades europeas, analiza sus respuesta ante  tales desafíos -políticas de promoción de la actividad productiva y el empleo, apoyo a las familias, acciones para facilitar la emancipación de los jóvenes y la integración de la población inmigrante, o adaptaciones de los servicios públicos a la realidad de cada territorio-, las limitaciones en la respuesta actual de la Unión Europea ante los desafíos demográficos, y la propuesta de introducir mejoras en las herramientas actualmente disponibles.

La Junta de Castilla y León ha logrado pactar su contenido básico con otras siete comunidades autónomas, que forman parte actualmente, junto con Castilla y León, del Foro de comunidades españolas frente al reto demográfico: Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura, Galicia y La Rioja. Así se puso de manifiesto en el último encuentro que dicho foro, celebrado el pasado 15 de febrero en Valladolid. Se trata de comunidades con problemas similares en la evolución de su población, problemas que también comparten otras muchas regiones europeas. 

El documento de trabajo que la viceconsejera de Ordenación del Territorio y Relaciones Institucionales ha presentado en Bruselas consta de cuatro apartados. En el primero de ellos se describe el cambio demográfico como uno de los desafíos más importantes a los que se enfrentan las regiones y ciudades europeas. Es un desafío que tiene un gran impacto económico, social y presupuestario, que afecta a la sostenibilidad de los sistemas de pensiones y del Estado del Bienestar y que incide en el desarrollo de los distintos territorios de la Unión.

El segundo apartado analiza la respuesta de las regiones y ciudades europeas a estos desafíos, mediante políticas de promoción de la actividad productiva y el empleo, medidas de apoyo a las familias, acciones para facilitar la emancipación de los jóvenes y la integración de la población inmigrante, o adaptaciones de los servicios públicos a la realidad de cada territorio. En Castilla y León, tales iniciativas se encuentran sistematizadas en la Agenda para la Población 2010-2020, que próximamente va a ser actualizada, en un proceso ampliamente participativo, con motivo de su revisión intermedia.

El documento analiza también, en un tercer apartado, las limitaciones en la respuesta actual de la Unión Europea ante los desafíos demográficos;respuesta esencialmente centrada en el envejecimiento de la población -en alguna de cuyas iniciativas más innovadoras participa la Junta de Castilla y León-, y que también tiene en cuenta algunas peculiaridades del medio rural a través de la Política Agraria Común. Se aprecia, no obstante, una falta de definición, desarrollo y aplicación de algunos artículos del Tratado de Funcionamiento de la UE que podrían ser muy importantes frente al reto demográfico: especialmente, los artículos 174 y 175 del Tratado. El capítulo clave del documento es, por ello, el cuarto y último. En él se describen los cambios que deberían producirse, al nivel de la Unión Europea, para mejorar su respuesta ante estos desafíos. 

De Diego, sobre esta cuestión, ha destacado que desde la Junta “se considera que la respuesta de la UE al cambio demográfico debería contar con una visión amplia, coordinada e integradora, articulada en una auténtica Estrategia europea sobre los desafíos demográficos, que aumentase la sensibilidad no sólo de la Política de Cohesión sino de todas las políticas europeas: innovación, transporte, salud, políticas sociales y de empleo, TIC, desarrollo rural, etc.”.  La viceconsejera ha incidido en que  cada una de ellas debería considerar la existencia de estos desafíos demográficos y prever instrumentos para hacerles frente y que “el presupuesto europeo debe respaldar todo ello, y prever mecanismos de prioridad para las regiones con dificultades especiales”.

En primer lugar, sería preciso que la Política de Cohesión se orientase, de manera mucho más decidida, a hacer frente a estos retos. Para ello, es necesario que la UE disponga de una definición –actualmente no desarrollada- del concepto “desventajas demográficas graves y permanentes” que recoge el artículo 174 del Tratado de Funcionamiento de la Unión. 

Pero no sólo la Política de Cohesión debe mejorar para hacer frente al envejecimiento, la dispersión o la pérdida de población. Es esencial que la Unión Europea se dote de una visión amplia, coordinada e integradora, y que esta se recoja en una auténtica Estrategia Europea frete a los Desafíos Demográficos, que alinee todas las políticas europeas -innovación, transporte, salud, políticas sociales y de empleo, desarrollo rural, etc.- en torno a este objetivo. Esta estrategia debería contar con la financiación adecuada a través de los Presupuestos europeos, incluyendo previsiones específicas para las regiones más afectadas.

Por último, y mientras se avanza en estas líneas de actuación, el documento presentado por Castilla y León propone que se introduzcan mejoras en las herramientas actualmente disponibles. Por ejemplo, aprovechando la revisión intermedia de la Estrategia Europa 2020 para introducir en ella una mayor sensibilidad hacia los temas demográficos, incorporando a la misma una “iniciativa emblemática” en esta materia. Y, por último, favoreciendo la adopción de medidas en el marco del Semestre europeo.

Comentarios
Lo más