El Paraninfo de la Universidad ha acogido este martes el acto de entrega de diplomas para los alumnos más destacados de la última edición de selectividad en el distrito de Salamanca. Un total de 132 jóvenes han recibido este galardón, acompañado de la matrícula gratuita del primer curso en la institución salmantina, por haber obtenido una nota de 8,50 o superior.

 

Este diario ha querido conversar con algunos de los alumnos más sobresalientes para conocer sus métodos de estudio y su experiencia ante la siempre temida selectividad. La opinión generalizada es que ‘no es tan fiero el león como lo pintan’. La más clara en ese sentido ha sido Lucía del Pozo, alumna del Instituto Alonso de Madrigal de Ávila: “Eran más los nervios que los exámenes en sí porque después de haber estudiado veías que era más fácil incluso que durante el curso”.

 

En esa misma línea se ha mostrado Alberto González, alumno del Maestro Ávila que ha obtenido un 13,242: “Si has trabajado sabes que te va a salir bien” y ha cuantificado los exámenes en un “99 por ciento de trabajo, 1 por ciento de suerte”. 

No obstante, este premio no se obtiene gratuitamente, sino que hay que invertir muchas horas y tiene una receta sencilla: estudiar. "Al acabar Bachillerato te pones todos los días desde que te levantas hasta que te acuestas", ha asegurado Lucía Luengo, del Vía de la Plata de Guijuelo.

 

Medicina, Biotecnología, Ingeniería Aeroespacial o Industriales son algunas de las carreras que acogerán durante los próximos años a los alumnos más brillantes del distrito salmantino. 
Comentarios