Podemos recurre al Procurador del Común para denunciar la situación de El Puente y el Barrio Nuevo

Podemos recurre al Procurador del Común para denunciar la situación de El Puente y el Barrio Nuevo

A través de un escrito dirigido al Procurador del Común, Podemos Ciudad Rodrigo ha expresado su malestar con la situación de los barrios de El Puente y Barrio Nuevo en la capital mirobrigense.

Si bien se trata de espacios periféricos de la ciudad, señalan, “no son menos merecedores del esfuerzo del Consistorio en mantener el estado de sus vías de tránsito, parques y zonas públicas, en perfectas condiciones”. 

Zonas verdes

En los parques y jardines públicos, denuncian, “se observa que prevalecen malas hierbas cuyo crecimiento no está convenientemente controlado. Toda zona verde del municipio, necesita unos trabajos de mantenimiento frecuentes, que, además de proporcionar bienestar a los vecinos, eviten el deterioro de aceras, vías de circulación y zonas cementadas u hormigonadas, por las que pueden proliferar vegetación descontrolada”. 

A juicio de Podemos, cuanto antes se traten estos problemas “más económico resultará para el municipio su gestión”. Por ello reclaman un Plan de gestión de zonas verdes y vías públicas que resuelva de forma eficiente las necesidades detectadas.

Exige Podemos el perfecto cuidado de las instalaciones destinadas a juegos infantiles. “Es necesario que columpios, toboganes u otro tipo de mobiliario destinado a tal fin, se encuentre siempre en las mejores condiciones, y estén construidos con materiales que no sufran oxidación, por los importantes problemas de salud que podría producir en los niños que los utilicen”, remarcan y exigen también soluciones para el mobiliario urbano deteriorado. 

Inmuebles

Podemos denuncia también la “alarmante” dejadez en la que se encuentran algunos inmuebles particulares, “que claramente, constituyen un foco de riesgo para la seguridad y salud de los vecinos, como sucede, por ejemplo, con el caso del antiguo bar El Portalillo”. 

En cuanto a las diferencias interculturales de los habitantes de esta zona, Podemos señala que el hecho de compartir un espacio entre comunidades que difieran en sus costumbres, “merece un esfuerzo entre ambas de respeto mutuo, pero nunca facilita la resolución de un conflicto, el tomar parte por una de ellas y reclamar a autoridades superiores que traten de resolverlo a la fuerza, al contrario, es probable que este resulte perpetuado”. Si existe tráfico de sustancias ilegales, señalan, “deberá ser denunciado el hecho por quien lo conoce a las autoridades competentes, para procurar la resolución de ese problema puntual, pero no entrar a un conflicto de intolerancia cultural que puede subyacer realmente”.

Comentarios