Uno de cada tres jóvenes acepta que se deba controlar a la pareja sentimental

Uno de cada tres jóvenes acepta que se deba controlar a la pareja sentimental

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha presentado un estudio que confirma algunas de las preocupantes conductas advertidas en la juventud española a través de informes anteriores. Conductas que desvelan desigualdad de hombres y de mujeres y contra las que el Gobierno quiere actuar desde ya.

La secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Susana Camarero, ha expresado durante el acto de presentación del estudio lo que es una clara prioridad del Ministerio que dirige Alfonso Alonso: "Estamos especialmente preocupados por los jóvenes y por su percepción de la violencia de género, porque vemos que sus relaciones afectivas y sociales tienen comportamientos discriminatorios e inadmisibles, verdaderas señales incipientes de violencia que anticipan otras manifestaciones más graves de maltrato".

Elaborado por el CIS a raíz de un estudio presentado el año pasado, sobre la percepción que la ciudadanía en general tenía de la violencia de género, el informe es una exhaustiva encuesta a casi 2.500 personas de ambos sexos en edades comprendidas entre los 15 y 29 años. Destaca que la población joven es algo más tolerante que el conjunto de la población hacia conductas de control, que es la que se ejerce sobre la chica al controlar sus amistades, su modo de vestir, el contenido de los mensajes de su móvil, etcétera.

Un 81% de la juventud conoce la Ley Integral contra la Violencia de Género, el teléfono 016 o alguna campaña de sensibilización. El 88% de la adolescencia y la juventud sabría dónde acudir para interponer una denuncia por malos tratos. Pero, aunque la juventud conoce perfectamente los instrumentos de sensibilización, asesoramiento y denuncia, ofrece todavía ciertas conductas preocupantes: Uno de cada tres jóvenes (33%) considera inevitable o aceptable en algunas circunstancias "controlar los horarios de la pareja", "impedir a la pareja que vea a su familia o amistades", "no permitir que la pareja trabaje o estudie" o "decirle las cosas que puede o no puede hacer".

 

Comentarios
Lo más