El Helmántico, cerca de cerrar su periplo por el desierto

El Helmántico, cerca de cerrar su periplo por el desierto

El futuro del Helmántico parece cerca de aclararse. Después de que el juzgado de lo Mercantil de Salamanca aprobara la última fase de liquidación de la Unión Deportiva Salamanca entre la que se encontraba el Helmántico, los administradores concursales comenzaron a recibir ofertas por el mismo. No tuvieron que esperar mucho tiempo para que se presentaran dos que fueron de nuevo llevadas al juzgado para que procediera al siguiente trámite.

Este es el que permitirá a los acreedores igualar la mejor oferta hasta ahora que es la de alguien cercano al Salmantino que pujó con un millón de euros. El plazo, de diez días hábiles, sin embargo, todavía no ha comenzado, por lo que se puede demorar más de lo previsto en un principio. Una vez que comience, en el plazo estimado, los acreedores podrán presentar ofertas iguales o superiores a la más alta hasta el momento a través de ellos mismos o de personas externas al proceso de liquidación que también quieran optar a la compra del estadio.

El giro que ha tomado, además, en las últimas horas el proceso tiene nombre y apellidos. Villares de la Reina emitió un comunicado en el que afirmaba que no descartaba utilizar su derecho de retracto una vez tramitados “los estudios económicos y competenciales oportunos para asegurarse de si es ajustada a ley su compra para explotación o uso público y, en consecuencia, si sería procedente o no ejercer el retracto”, algo que apoya parte de la oposición en el Consistorio.

De hecho, este derecho al retracto es el siguiente paso en los trámites que aún quedan. Una vez cerradas las opciones de presentación de ofertas de los acreedores, serán las tres entidades con derecho a retracto las que tengan la oportunidad de igualar la oferta para quedarse en propiedad con el Helmántico. Villares de la Reina es el primero que tiene esta opción, pero la Junta de Castilla y León y el Consejo Superior de Deportes también podrían ejercerla, por ese orden, una vez que el organismo anterior no lo hiciera.

En caso de que lo anterior ocurriera, supondría la terminación del proceso que continuaría si finalmente nadie hace efectivo su derecho de retracto. El juzgado sería entonces testigo de una subasta entre los mismos acreedores siempre que hubiera más de una oferta en el fin de los diez días hábiles que todavía no han comenzado.

Una vez que alguien se hiciera con la propiedad del estadio, tendría que acometer las obras necesarias para arreglar los desperfectos que pueda tener después de más de dos años sin mantenimiento. El 19 de mayo de 2013 se disputó el último encuentro en el Helmántico entre la Unión Deportiva Salamanca y el Tenerife. Ahora parece próximo a su apertura aunque los planes para él todavía no hayan trascendido en muchos de los casos. 

Comentarios
Lo más