El obispo de Salamanca preside la celebración diocesana de la XXV Jornada Mundial del Enfermo

El obispo de Salamanca preside la celebración diocesana de la XXV Jornada Mundial del Enfermo
Presidirá la eucaristía desde las 11 horas en la parroquia de María Auxiliadora. También habrá eucaristías en la parroquia Nuestra Señora de Lourdes a las 11:30 y 19:30 horas por las fiestas patronales en honor a la virgen. Esta última concluirá con una procesión

La Iglesia celebra este sábado la Jornada Mundial del Enfermo con motivo de la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes. Bajo el lema 'Salud para ti, salud para tu casa', la Delegación Diocesana de Pastoral de la Salud comenzará sus actos a las 11 horas en la parroquia de María Auxiliadora con una eucaristía que presidirá el obispo de Salamanca, Carlos López. 

Además, en la parroquia Nuestra Señora de Lourdes de Salamanca celebra sus fiestas patronales en honor a la Virgen. Habrá eucaristías a las 11:30 de la mañana y 19:30 horas. Esta última será presidida por el vicario general de la diócesis, Florentino Gutiérrez, y que concluirá con una procesión con la imagen de la Virgen por las calles adyacentes a la parroquia.

Jornada Mundial del Enfermo

La Jornada Mundial del Enfermo fue establecida por Juan Pablo II en 1992, y se celebró por primera vez en el santuario mariano de Lourdes, en Francia, el 11 de febrero de 1993. Entre sus objetivos está sensibilizar sobre la necesidad de prevenir la enfermedad y asegurar la mejor asistencia posible a los enfermos, asumir la tarea de cuidar nuestra salud y el entorno natural, para que este repercuta de manera positiva en nuestra salud; iluminar, revisar y purificar nuestras actitudes y comportamientos que no promueven salud; y también aquellos factores de riesgo sanitario que existan en nuestro entorno; mostrar la labor evangelizadora que la Iglesia puede ejercer desde esta dimensión; promover el compromiso de la comunidad cristiana y de la sociedad con los que sufren, que se traduzca en acciones realistas y creativas, individuales y colectivas; celebrar la fe junto a enfermos, familias, profesionales, instituciones, voluntariado; y difundir, apoyar y agradecer su tarea y entrega. 

En su mensaje para esta XXV Jornada Mundial del Enfermo el Papa Francisco resalta que quienes padecen una enfermedad o una discapacidad tienen una dignidad inalienable y una misión en la vida y nunca pueden ser considerados “simples objetos”. El Papa señala que esta celebración “constituye una ocasión para prestar especial atención a la situación de los enfermos y de todos los que sufren en general; y, al mismo tiempo, es una llamada dirigida a los que se entregan en su favor, comenzando por sus familiares, los agentes sanitarios y voluntarios, den gracias por la vocación que el Señor les ha dado de acompañar a los hermanos enfermos”.

Comentarios