El Balneario asegura que realiza controles sanitarios exhaustivos y aclara que “nunca se ha detectado ningún caso de legionela”

El Balneario asegura que realiza controles sanitarios exhaustivos y aclara que “nunca se ha detectado ningún caso de legionela”

El Balneario de Ledesma y el Montepío de la Minería Asturiana ha querido ofrecer su versión respecto al fallecimiento por legionelosis de un hombre de 80 años que se alojó en sus instalaciones hasta el pasado 22 de julio.

A la espera del resultado de las pruebas llevadas a cabo por Salud Pública, desde el Balneario informan que “se ha cumplido y cumple de manera exhaustiva, mes a mes, y año tras año, con la normativa  vigente que regula y marca los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis sometiéndose de manera periódica a diversos controles, tanto por el personal especialista del centro, como por empresas homologadas que certifican los diversos test de control y desinfección preventiva que se llevan a cabo en cumplimiento de la normativa”. 

La última limpieza general de toda la red de conducción hidrotermal y de distribución de agua se llevó a cabo el pasado mes de febrero, pocos días antes de la apertura de la Temporada de Baños, iniciada el pasado 1 de marzo. Con posterioridad a esa fecha, y de manera aleatoria, informa la empresa, “en las instalaciones (zona termal, habitaciones…), los propios servicios técnicos del Balneario homologados en esta materia han llevado a cabo pruebas rutinarias de carácter preventivo, además de mantener activos todos los sistemas de neutralización (ultravioletas) instalados para ello.  Por todo ello “nunca en la historia del Balneario se ha detectado ningún caso de legionela”.

El Balneario de Ledesma, cuya dirección y personal “lamenta profundamente” el fallecimiento de éste cliente y traslada a su familia sus condolencias y pésame”,  se ha puesto a disposición de la Inspección de Salud Pública para facilitar todos los controles necesarios, “siendo los primeros interesados en conocer cuanto antes el resultado de las pruebas llevadas a cabo este miércoles y circunscritas a puntos muy concretos de la instalación y habitación, pues el fallecido, “presentaba a su ingreso patologías complicadas que desaconsejaban la realización de un programa amplio o tradicional de tratamientos termales”. Los servicios médicos del Balneario, revelan desde la instalación, “no tuvieron constancia durante los días de alojamiento de ninguna situación anómala en el cliente fallecido que requiriese una intervención de urgencia ni tampoco a su salida del centro”.

De igual forma desde el Balneario “con una trayectoria impecable avalada por décadas de actividad termal, siendo una estación de referencia para los programas de termalismo social y de salud en Salamanca, emblemática en Castilla y León y Asturias, y de prestigio en el resto de España, solicita prudencia en el manejo de las informaciones relativas a esta inspección que, entendemos, podría ser más amplia que la circunscrita al propio Balneario y que requiere de certezas que solo se pueden determinar una vez contemos con los resultados finales de las pruebas realizadas”.
 
Finalmente, tranquiliza a clientes y usuarios pues, además de no haber sufrido nunca un caso de legionela, sus técnicos “mantienen abiertos todos los protocolos de control sanitario,  siendo la situación ahora, en temporada alta, de absoluta normalidad sin ninguna incidencia ocurrida para el resto de la ocupación en julio, ni antes ni después de la citada estancia del fallecido, finalizada hace ya 7 días”.

Comentarios
Lo más