Para todos los gustos y todos tan contentos

Para todos los gustos y todos tan contentos
Las mixtas es lo que tienen. Cualquiera que vaya a ver una mixta encontrará algo que le guste. O los caballos, o el rejoneo, el toreo a pie o todo junto. Y si además, los tres consiguen abrir la puerta grande, pues todos contentos y con ganas de volver mañana. Hasta cuatro hierros de distintas ganaderías saltaron hoy a La Glorieta. Garcigrande y Domingo Hernández para la lidia a pie y de Carmen Lorenzo y San Mateo (que es casi lo mismo) para la lidia a caballo. Dos orejas en su segundo toro cortó Hermoso de Mendoza, una y una se llevó El Juli y otras dos a su primero le abrieron la puerta grande a Talavante. Los tres en hombros y ya van seis.

El marcador ha apuntado alto en una tarde de toros con muchos matices y nada monótona. Llegaba el rejoneador desde tierras galas con 4 orejas y un rabo en el esportón, había toreado por la mañana y muchos no confiaban en que pudiese llegar a tiempo para el paseíllo. El camión de Manuel Manzanares levantó dudas desde la hora del sorteo y es que era necesario un segundo camión para que Hermoso pudiera hacer el doblete. Y además tuvimos la suerte de ver a Chenel, Mazantini o Pirata. Con la maestría y el temple habitual del binomio Chenel –Hermoso conformaron una faena que fue a menos por la condición del toro que no colaboró para el lucimiento. También necesitó de 2 rejones de muerte para que cayese y recibió palmas. Quería seguir sumando trofeos y en cuanto vio las cualidades del de San Mateo, con transmisión y ritmo, ofreció los mejores pasajes a lomos de Chenel y Dalí, que brilló con piruetas en la misma cara del toro. Espectacular la muerte del cuarto, que junto a la vehemencia de Pirata, que llegó incluso a morder al toro, cortó las dos orejas. 

Con el segundo llegó el episodio que cada año vivimos la prensa en La Glorieta. Que si no tengo sitio, que si aquí no podéis entrar, pero si hay sitios libres, ya, pero por aquí no, ¿y dónde me siento? No sé qué parte de “estamos trabajando” y “estamos informando” sobre esta feria no se entiende... porque lo que pasa aquí no sucede en ninguna otra plaza de España. Así que me perdí la faena de El Juli. Por lo que me cuentan estuvo importante con el capote. Verónicas de recibo y un quite que replicó Alejandro Talavante, por gaoneras, marcando ya el ritmo de la tarde. Me dicen que con la muleta estuvo fácil con un toro con movilidad. Estocada  y oreja. La segunda la cortó con su “muleta mágica”. Ver al madrileño fundamentar las faenas con toros de estas características hace que el aficionado no tenga tiempo ni de pestañear.   Complejo el de Garcigrande, aunque con ritmo y repetición, consiguió con capacidad y conocimiento “arrancarle” varias series por el pitón derecho y, también, evitar la cogida por el izquierdo. Estocada casi entera y oreja de peso. 

El único toro con el hierro de Domingo Hernández sería el más importante de la tarde. Salió paradito pero fue cogiendo aire y colaborar para el lucimiento de un quite por chicuelinas de mano baja que ejecutó Talavante con mucho gusto. Inició casi en los medios por estatuarios y con un cambio por la espalda que cortó el aliento de los presentes. El torero ni se inmutó y aún remató la serie con varios derechazos. Encajadas las tandas con la diestra con un toro que sacó fondo y se desplazaba al final del muletazo. Calidad también por el izquierdo de toro y torero. Humillado, con ritmo y recorrido el de Domingo Hernández y variado, con mando y temple Talavante. La estocada entera en todo lo alto sentenció las dos orejas y ‘Farolero’ fue ovacionado en el arrastre. De distinta condición que su primero en este sexto tuvo que sacar las armas de 'guerra' para obligarlo en sus embestidas. A pesar del escaso recorrido pudo el extremeño ofrecer una importante serie de naturales pero la faena estaba hecha y la labor fue silenciada.

Finalmente los tres en hombros y otra bonita foto para la galería. Hoy todos se marchaban contentos a casa, incluso la prensa, a pesar del sofocón inicial, que esperemos, mañana no se repita. Y que en lo que nos reiteremos sea en las palabras positivas en la última tarde de toros (a pie) de la feria.

Comentarios
Lo más