Continuas mejoras en el autobús urbano de Salamanca

Continuas mejoras en el autobús urbano de Salamanca

Desde hace unos años se han ido implementado en el servicio municipal de autobuses de Salamanca una serie de servicios para hacerlo más atractivo para el viajero. Y parece que está funcionando a tenor de las últimas estadísticas. De hecho, según las de los primeros cinco meses de verano, más de 5,2 millones de usuarios utilizaron el transporte público frente a los 4,9 del mismo periodo del año anterior, en lo que supone un 5% más de viajeros.

Todas las líneas subieron en número de viajeros salvo el servicio especial y la que une Prosperidad y Chamberí, que registró una pequeña reducción del 0,7%. La mayor subida se registró en la línea que une Los Cipreses y Buenos Aires, mientras que las dos nocturnas, la 9 de Capuchinos y El Zurguén y la que llega hasta el Campus Unamuno también ascendieron en este ámbito notablemente.

En la actualidad, el servicio cuenta con quince líneas, contando las dos nocturnas, que irán introduciendo mejoras hasta 2026. Entre las que ya se pueden disfrutar por los usuarios está la renovación de la flota con nuevos vehículos ecológicos, la instalación de varios nuevos paneles de información de tiempos de espera, el lanzamiento de una aplicación móvil para poder comprar billetes desde el dispositivo y consultar horarios, así como WI-FI gratuito en los autobuses, un nuevo sistema de aviso visual y acústico de la próxima parada y una televisión dentro del autobús.

De esta manera, la flota está integrada por 62 autobuses, de los que casi la mitad son propulsados por Gas Natural Comprimido, consolidando a Salamanca como una de las ciudades españolas con la mayor proporción de autobuses ecológicos. Todos, además, son accesibles, con piso bajo y rampa y se está ultimando la instalación de nuevos paneles, que informan de la hora de llegada del autobús en tiempo real y pueda ser escuchado por personas invidentes.

También se ha ampliado la línea 12 hasta La Aldehuela desde el pasado 1 de agosto, una reivindicación de varios vecinos que, sin embargo, también ha contado con detractores. De hecho, han sido varias las quejas desde el aumento del recorrido en más de cuatro kilómetros, que ha provocado retrasos en la línea a pesar de que se aseguró en su comienzo que existían tiempos sobrantes en las cabeceras.

De los más baratos de España

Por otro lado, los viajeros disfrutan de una de las tarifas más bajas de España, según la asociación de consumidores Facua. Así, se ofrece un bonobús especial de tres céntimos por viaje para personas con menos recursos. Este, además, ha flexibilizado sus requisitos para poder llegar a un mayor número de usuarios, incrementándose un 56,7% su concesión en lo que va de año.

El bono joven, por 14 euros al mes, es otra de las novedades del último año. El mismo está dirigido a jóvenes menores de 30 años empadronados en la ciudad de Salamanca o matriculados en la Universidad de Salamanca o Universidad Pontificia. Casi 2.300 personas han solicitado este abono, de los que el 74% disponía ya de otra modalidad de tarjeta.

El Consistorio ha incluido también un nuevo servicio sin coste añadido con el abono mensual del autobús urbano. Manteniendo la tarifa actual de 22,05 euros, los usuarios tendrán derecho a utilizar gratuitamente el servicio de préstamo de bicicletas “SALenBICI”.

Nuevo Reglamento de Servicio Público

En el último pleno del Ayuntamiento de Salamanca aprobó por unanimidad una propuesta socialista para abordar ciertos cambios en el servicio del autobús municipal que se reflejen en un nuevo Reglamento de Servicio Público de transporte urbano de viajeros que cuente con la opinión de los usuarios y los grupos políticos municipales.

El PSOE considera que esta normativa “es necesaria y fundamental para fomentar el uso del transporte público de autobuses urbanos, hacerlo atractivo y competitivo frente al transporte privado, y con los consiguientes beneficios medioambientales, entre otros, para la capital”.

El ‘Reglamento del Servicio Público de transporte colectivo’, es decir, el autobús urbano, regula los derechos de los ciudadanos que utilizan este servicio, las obligaciones tanto de la empresa concesionaria como de los usuarios, y la vinculación contractual de la prestataria con el Ayuntamiento. “Una normativa que debe ser cumplida, respetada y garantizadas tanto por la empresa como por los empleados y los viajeros”, argumentaban desde el Partido Socialista.

Comentarios
Lo más