Salamanca es una de las ciudades del país donde peor se conduce

Salamanca es una de las ciudades del país donde peor se conduce

Barcelona, Madrid y Valencia son las ciudades menos favorables para circular por carretera, debido a que cuentan con una elevada densidad de tráfico y de población, así como con altos índices de siniestralidad. Por el contrario, Santa Cruz de Tenerife, Almería y Cáceres tienen las mejores condiciones para conducir de toda España. Éstas son las principales conclusiones del índice elaborado por www.kelisto.es, la web del ahorro, que analiza cuáles son las peores y mejores ciudades para circular por carretera en nuestro país. Salamanca está entre las peores.

El informe ha tenido en cuenta los datos de las cincuenta capitales de provincia más las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. En cada una de ellas se han analizado seis aspectos que influyen en la conducción: la densidad de población, el número de vehículos por kilómetro, la cifra de víctimas mortales en carretera, el número de días por debajo de cero grados, el volumen total de precipitaciones y el precio del seguro de coche. Para determinar cuáles son las mejores y peores ciudades para conducir se ha calculado la diferencia que hay respecto a la media nacional en todas las variables. Esos porcentajes se han sumado y se han dividido por el número de variables analizadas en cada caso. 

Zamora es la octava mejor ciudad de España para conducir, mientras que León, Burgos y Salamanca se encuentran entre las peores. En cambio, en cuanto a la siniestralidad en carretera, Salamanca, Segovia y Zamora se encuentran entre las diez ciudades españolas con menor número de víctimas mortales en carretera. Y eso que Salamanca se sitúa entre las diez ciudades con más días al año por debajo de cero grados.

“Del análisis se desprende que las grandes ciudades son las que resultan menos cómodas y seguras para conducir, debido principalmente a sus altas tasas de tráfico y población, que son la causa de un número más elevado de siniestros. Las prisas y los atascos de las grandes ciudades provocan mayor nerviosismo en los conductores y, en ocasiones, hacen que no se cumplan ciertas normas como mantener la distancia de seguridad o respetar las señales. Esto hace que circular por estas ciudades resulte más incómodo y menos seguro que en otras regiones”, explica Celia Durán, portavoz de seguros de Kelisto.es. 

 

Comentarios
Lo más