El Ministerio de Educación estudiará un 'MIR' para profesores y más años de formación

El Ministerio de Educación estudiará un 'MIR' para profesores y más años de formación

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha recibido de manos del catedrático de Instituto José Antonio Marina el borrador del Libro Blanco de la Función Docente no Universitaria. De esta manera, se cumple el compromiso, expresado en el Congreso de los Diputados el pasado 21 de julio, de disponer, antes de que acabase la legislatura, de un primer borrador del Libro Blanco de la Función Docente no Universitaria en el que seguir trabajando a lo largo de los próximos meses.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte va a proceder a la distribución de este borrador al conjunto de la comunidad educativa para que pueda conocer su contenido y realizar todas aquellas aportaciones que se consideren oportunas. A partir del próximo mes de enero, el ministro tiene la intención de proceder a su valoración, estudio y debate con todos los actores implicados con el objetivo de presentar un texto que cuente con el máximo consenso.

El borrador del Libro Blanco de la Función Docente no Universitaria estará disponible en la página web del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (www.mecd.gob.es), y contará con una dirección de correo electrónico (libro.blanco@mecd.es) para la recepción de sugerencias. Destaca que se propone aumentar a siete los años de formación del profesorado e incluir en ésta la superación de dos años de prácticas remuneradas y un examen nacional de acceso para ingresar en la especialidad.

La inspiración es el modelo de examen y residencia que siguen los licenciados en Medicina, el conocido MIR, y que PSOE, ciudadanos y PP proponen, con algunos matices, en sus programas electorales para los comicios generales del 20 de diciembre. Sí busca aportar propuestas (un total de 20) para que, a partir de ellas, la comunidad educativa empiece a debatir y negociar dicho estatuto.

El modelo propuesto por Marina y sus colaboradores contempla una primera fase de formación universitaria consistente en el grado, ya sea de Magisterio para impartir Primaria O Infantil, ya de las distintas especialidades que se enseñan en secundaria. Tras ello, los alumnos deberían superar una prueba nacional de conocimientos (según los estudios cursados) a fin de ingresar en un ?Centro superior de Formación del Profesorado, donde cursarían un máster de un año.

Este máster estará orientado a mejorar su capacidad pedagógica y les preparará para las distintas especialidades que el sistema requiere (maestro, profesor de una asignatura concreta, director, orientador, etc.). La prueba nacional funcionará con un sistema de ?numerus clausus?, a fin de que solo accedan los estudiantes que el sistema necesita.

Una vez aprobado el Máster, los alumnos pasarían a formarse en 'Centros docentes acreditados' bajo la supervisión directa y continua de un tutor durante dos años. Estos alumnos tendrían la condición de 'Docentes En Prácticas' (DEP) y percibirían por su trabajo una retribución adecuada.

Este proceso sería exigible para trabajar como docente, ya sea en centros públicos o privados, aunque aquellos que deseen entrar en la función pública, tendrían que superar un proceso de oposición. Según los autores, actualmente aprueban los grados de Magisterio y el máster habilitante el triple de alumnos de los que se precisan, de modo que apostaron por endurecer la selección desde el principio.

Comentarios