Por qué un mismo tumor puede comportarse y evolucionar diferente

Por qué un mismo tumor puede comportarse y evolucionar diferente

El Centro del Cáncer de Salamanca tenía guardado, casi desde sus inicios, un sitio para el doctor Jesús Pérez Losada. Comenzó su trabajo en el Departamento de Medicina mediante un contrato Ramón y Cajal aunque más tarde, gracias a haber conseguido una oposición, pudo empezar su línea investigadora utilizando animales de experimentación modificados genéticamente como modelo de estudio del cáncer. “Era muy atrayente”, recuerda Pérez cuanto tuvo que escogió el centro de Salamanca como destino.

Según ha explicado a SALAMANCA24HORAS, un mismo tipo de tumor puede tener un comportamiento y evolución diferentes en distintos pacientes. Entonces, “¿qué es lo que hace que pacientes que aparentemente tienen la misma enfermedad luego su evolución sea distinta?”. Ese es, precisamente, el interrogante al que día tras día intenta dar respuesta el equipo de investigación dirigido por Jesús Pérez. Debiéndose a razones genéticas, como ha asegurado, “queremos entender qué es lo que marca la diferencia para que eso ocurra”.

Por lo que marca su línea de investigación, “el cáncer es un problema de salud pública de importancia creciente del que precisamos un mejor conocimiento de los mecanismos que determinan sus susceptibilidad, desarrollo y evolución”. Según ha apuntado Jesús Pérez, “estudiamos la susceptibilidad de cualquier enfermedad, que es consecuencia de la información genética del individuo y la interacción con el ambiente”, aunque sus trabajos se basan en cáncer de mama y pulmón. Esta interacción determina la variabilidad entre pacientes en la predisposición y desarrollo del cáncer así como en su respuesta al tratamiento y evolución. Como ejemplo, Jesús Pérez ha señalado “que hay gente que puede tener cierta tendencia genética a padecer cáncer de pulmón pero, si nunca fuma o no está en unas determinadas condiciones atmosféricas concretas, nunca lo va a desarrollar”.

El estudio y las conclusiones se antojan difíciles, pues “somos muy heterogéneos genéticamente. Sabemos que hay cepas susceptibles y otras que son resistentes. Nuestro laboratorio utiliza estas diferentes tecnologías en el estudio de distintos modelos tumorales. Con ello esperamos comprender mejor la biología molecular y celular del cáncer, entender las diferencias entre individuos en cuanto a susceptibilidad, desarrollo y evolución tumorales, y con ello, lograr aplicaciones clínico-prácticas, más individualizadas, para el beneficio del enfermo”.

Comentarios
Lo más