Noventa minutos para reencontrarse consigo mismo

Noventa minutos para reencontrarse consigo mismo
El Guijuelo encontró su mejor versión en el debut de Jordi Fabregat ante el Izarra. Pino, el mayor beneficiado

No tuvo el premio de los tres puntos pero sí se reencontró consigo mismo. El nuevo Guijuelo de Jordi Fabregat recuperó sus mejores sensaciones a través del balón el pasado domingo en tierras vascas ante el Izarra.

De inicio, el entrenador apostó por un centro del campo formado por Carles Marc y Jorge Juliá para dar plena libertad a Gordillo y Manu Dimas. Jonxa ayudó en el trabajo en la medula y también trató de ser peligroso cerca del área.

El que más agradeció todas estas nuevas opciones en ataque fue Antonio Pino. El delantero marcó los dos tantos del Guijuelo y tuvo mayor presencia dentro del área rival.

Con Gordillo libre y apareciendo con peligro a la espalda de los centrocampistas rivales, Manu Dimas y Pino podían atacar el espacio y recibir en situaciones de gol.

Comentarios