Iguales se alegra del avance pero quiere conseguir una Ley Integral de Transexualidad

Iguales se alegra del avance pero quiere conseguir una Ley Integral de Transexualidad

El colectivo Iguales Salamanca -Asociación de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) ha acogido con satisfacción el anuncio del protocolo de atención de la Junta de Castilla y León. Su máximo responsable, Ignacio Paredero Huerta, afirma que “nos alegramos de este avance pero queremos ir más allá, queremos una Ley Integral de Transexualidad. En este sentido la pionera ha sido Andalucía, donde se garantiza el reconocimiento del propio género de una manera directa. El tema sanitario es importante, pero hay que tener un acceso integral, y que se reflejen aspectos también como los menores transexuales”.

Y es que Castilla y León ha sido una de las últimas Comunidades en regular el derecho a la salud de las personas transexuales. La Fundación Triángulo es la que ha negociado el protocolo de atención sanitaria apoyada por el resto de los colectivos de la región, que delegaron en la Fundación todas las gestiones. 

Paredero asegura que “hasta ahora los transexuales no contaban con la atención sanitaria que necesitaban, y gracias a las distintas manifestaciones que se han realizado, a las negociaciones, y a las opiniones de los técnicos se ha llegado a buen término, y la Junta ha entendido que era necesario un protocolo de atención sanitaria a las personas transexuales”.

El proyecto inicial es que una parte del protocolo se realice en proximidad, mientras que otras en las que se requieran conocimientos especializados se podrían derivar a otras comunidades autónomas.

El protocolo

El protocolo requiere de tratamientos hormonales, acompañamiento psicológico y ciertas operaciones, “aunque no en todas las personas es igual, porque cada uno tiene una necesidad específica”, afirma el responsable de Iguales. Además, el procedimiento no es igual en una persona que ha comenzado pronto con el tratamiento hormonal, que otra que lo ha hecho más tarde. “También es diferente si se trata de un hombre o de una mujer, el nivel de precisión es complejo”.

El objetivo es que la atención hormonal se realice en proximidad, y para Iguales lo ideal es que fuera en los centros de salud, “aunque también hay que tener en cuenta que la especialización por ejemplo en cuanto al aspecto endocrino no puede realizarse en todos los centros de salud, y hay que tener una cobertura”. Además, está previsto que se cree en Valladolid una especie de unidad especializada.

Hasta el momento había cierta atención hormonal, “el médico de cabecera te derivaba al psicólogo o psiquiatra y este al endocrino. Sin embargo, las operaciones tenían un coste privado”. Ignacio Paredero asegura que “no es un capricho que tu cuerpo coincida con lo que realmente sientes. Y si no se soluciona los resultados son graves tanto a nivel psicológico como a nivel social”.

Comentarios
Lo más