UPA-COAG califica de ‘lamentable’ la moción aprobada en el senado sobre semilla certificada

UPA-COAG califica de ‘lamentable’ la moción aprobada en el senado sobre semilla certificada

La Alianza UPA-COAG califica como “lamentable” la moción aprobada por el Gobierno en el Senado sobre el uso de semilla certificada.

Para “hacerle el juego y plegarse a los intereses de las empresas de semillas que suelen ser grandes multinacionales”, la senadora popular Marina Moya, critican, “utilizó argumentos falsos, contradictorios y profundamente malintencionados que atentan  a la profesionalidad de los agricultores de nuestro país, y que demuestran su absoluto desconocimiento del sector agrario”.

La organización recuerda a la mencionada senadora que el uso de semilla obtenida de la cosecha del propio agricultor nunca puede calificarse como `clandestina´, puesto que con certeza es la que mejor conoce el profesional, “más que la que viene etiquetada por parte de empresas que en muchos casos tienen intereses por omitir o no dar toda la información sobre el origen del producto que ellos suministran”.

Por otro lado, añaden, “resulta una enorme tomadura de pelo que, para argumentar en su intervención la conveniencia de uso de la semilla certificada, haya utilizado mentira tan palmaria como que la diferencia de producción entre la que genera ésta y la que reutiliza el agricultor  de su propia cosecha es siete veces superior”.

La organización agraria cree “esperpéntico” comprobar que esta campaña “que se saca de la manga ahora el Grupo Popular hablando incluso de riesgos en caso de utilizar determinado tipo de semilla, no hace mención alguna a que el precio de la semilla que imponen las grandes multinacionales no está relacionado con el precio de la cosecha que perciben los agricultores, y sí a los intereses de los grandes operadores, la bolsa de Chicago o los fondos especuladores, por ejemplo“.

UPA-COAG denuncia que el partido del Gobierno con esta moción “sólo busca beneficiar a los más poderosos, atentando contra las economías de los agricultores profesionales obligando a estos a realizar su actividad con mayores costes de producción a costa de agrandar aún más las cuentas de resultados de las multinacionales”.  

La Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo se posicionó este año sobre la comercialización de semillas “rechazando una propuesta de la Comisión Europea que no era la adecuada para proteger los derechos del agricultor a cultivar, vender e intercambiar sus propias semillas”. 

El sindicato agrario considera “fundamental” que se evite la privatización del control de las semillas y la imposición de barreras para la producción artesanal y a pequeña escala. En ese sentido, cree clave “el respeto al derecho de los agricultores para reutilizar o intercambiar sus propias semillas, y este derecho debe quedar fuera del ámbito de aplicación de cualquier legislación”. Los agricultores y consumidores “deben tener la posibilidad de elegir los alimentos que consumen y las plantas que cultivan”.   
  
La organización apuesta, como siempre lo ha hecho, porque el cereal producido por los agricultores puedan destinarlo a la siembra de sus propias tierras. En todo caso, anuncian batalla “hasta las últimas consecuencias” para que no se imponga el uso de una semilla “que enriquece a las multinacionales que quieren hacer su agosto a costa de la economía de las explotaciones familiares agrarias de nuestro país”.  
  

Comentarios
Lo más