Dos ancianos afectados por inhalación de gas en una vivienda en Villasbuenas

Dos ancianos afectados por inhalación de gas en una vivienda en Villasbuenas

Una pareja de ancianos resultó anoche afectada por inhalación de gas en una vivienda en Villasbuenas, según informa el Servicio de Emergencias 112. Los hechos se produjeron en la calle Lanchas, donde facultativos de Atención Primaria se acercaron ante un aviso de posible intoxicación por monóxido de carbono cuyo origen podría estar en un brasero de cisco. Tras sacar del inmueble el objeto contaminante, se atendió a un hombre y una mujer de 85 años, F.M.V. e I.V.M., avisando a la Guardia Civil, que envió una patrulla, a los Bomberos de la Diputación y a Emergencias Sanitarias-Sacyl, que envió una ambulancia de soporte vital básico. Tras atender a los intoxicados, los servicios sanitarios los trasladaron hasta el hospital Clínico Universitario de Salamanca.

Consejos para prevenir las intoxicaciones por monóxido de carbono

Lo más importante es prevenir las intoxicaciones por lo que es necesario realizar las revisiones periódicas de los aparatos y no taponar las rejillas y respiraderos de ventilación. Los casos de intoxicación por monóxido de carbono se concentran principalmente en los meses de octubre a marzo, en épocas de frío puesto que es cuando se encienden más aparatos de calefacción.

El monóxido de carbono (CO) es un gas tóxico que se caracteriza porque es inodoro, incoloro e insípido por lo que no podemos detectarlo con los sentidos. Cuando se produce una combustión, se produce este gas que puede resultar peligroso en espacios cerrados donde hay déficit de oxígeno y puede producrise una intoxicación por su inhalación. La causa más frecuente de las intoxicaciones es la mala combustión de calderas, calentadores de agua, braseros o estufas de carbón, leña, gas, etc.; además de los escapes de gas y el humo de un incendio o de chimeneas obstruidas.

Hay que asegurarse de que todos los equipos de calefacción estén instalados correctamente y realizar las revisiones periódicas por parte de un profesional cualificado. Cuando los aparatos estén en funcionamiento verifique que la llama que emiten sea del color adecuado. Es importante que todos los aparatos se encuentren en lugares correctamente ventilados y nunca taponar las rejillas y respiraderos de las distintas estancias de la casa, algo que se hace con frecuencia por ejemplo los días que hay mucho viento, lo que propicia la falta de oxígeno necesario para una correcta combustión.

No se debe cubrir la parte inferior de los hornos de gas pues se bloquea la circulación de aire y se provoca una combustión incompleta que derivaría en cantidades excesivas de CO. Es peligroso utilizar equipos portátiles como hornillos, barbacoas, etc. que queman combustible dentro de espacios cerrados. Y se deben revisar las chimeneas y conductos de ventilación antes de comenzar la temporada de frío y después de los episodios de nevadas.

Los aparatos de calefacción que funcionan con electricidad suponen un riesgo en cuanto a que podrían provocar un incendio, por lo que se recomienda no tener cerca cortinas, ropa de cama, alfombras, etc. y no dejarlos enchufados sin supervisión. No es conveniente dejar el coche con el motor en marcha dentro de un garaje cerrado. También convendría instalar un detector de este gas en las viviendas.

¿Por qué se produce?

La intoxicación se produce porque al inhalar el CO pasa a la sangre a través de los pulmones y evita que la hemoglobina trasporte el oxígeno. La gravedad de la intoxicación dependerá de la concentración del monóxido y del tiempo que se haya estado expuesto. En el caso de que se produzca una intoxicación los síntomas más habituales que puede presentar un paciente son mareos, dolor de cabeza, vómitos, calambres e incluso, desvanecimientos súbitos.

Ante el más mínimo indicio de esta situación abra todas las puertas y ventanas que sea posible para facilitar la entrada de oxígeno y la desaparición del gas venenoso; corte el gas y evite toda chispa y focos de calor. No utilice ningún electrodoméstico que pueda generar una chispa, no encienda las luces ni un mechero ni toque los timbres de las puertas, podría dar lugar a una explosión; llame al 1-1-2 y explique la situación con la mayor precisión posible. Recuerde que al otro lado de la línea hay médicos de emergencias que le indicarán cómo actuar hasta la llegada de la asistencia. Luego colóquese un pañuelo en la boca y la nariz para evitar la intoxicación. En caso de que alguna víctima no respire, practique la reanimación cardiorrespiratoria hasta la llegada de los servicios de emergencia.

Comentarios
Lo más