Y la sardina ardió entre risas, chocolatada y pena ‘de mentirijilla’

Y la sardina ardió entre risas, chocolatada y pena ‘de mentirijilla’

Como colofón a las fiestas de Carnaval, tras la misa del Miércoles de Ceniza, los vecinos de Villares de la Reina desfilaron hasta la nave municipal acompañando a la sardina al ritmo de charanga. Los esperaban una buen chocolate y 250 docenas más de churros que disfrutaron justo antes de que el símbolo del fin del Carnaval comenzara a arder con el ‘triste’ rumor del llanto de las plañideras.

Comentarios