Desmantelada una red de tráfico de speed a gran escala entre País Vasco y Castilla y León

Desmantelada una red de tráfico de speed a gran escala entre País Vasco y Castilla y León

La Guardia Civil y la Ertzaintza, en la denominada Operación 'Marcote', han practicado 17 registros domiciliarios en provincias de Valladolid (Nava del Rey) y Vizcaya (Plencia, Arenas de Getxo, Bilbao, Ortuella y Zierbena), en los que se ha detenido a doce personas, de las cuales once han ingresado en prisión.

Se han aprehendido 78.393 gramos de speed, 1.127 gramos de cocaína, 414 gramos de cristal, 1.300 gramos de hachís, 2.760 gramos de sustancia de corte, 654 gramos de marihuana y  4 plantas, cuyo valor de mercado hubiera rondado los 3.500.000 euros. Además se han incautado 14 básculas de precisión, varias envasadoras al vacío, 44.000 euros en metálico, 11 vehículos, 3 motocicletas y varios teléfonos móviles.

La operación se inicia como continuación de la operación 'Superblue' desarrollada a principios del pasado año, en la que se detuvo a seis personas y se incautaron gran cantidad de drogas sintéticas, entre ellas numerosas pastillas de éxtasis 'Superman'. Estas pastillas, con origen presumiblemente en Finlandia, Austria y Reino Unido, tenían una alerta con informes de agencias internacionales (EUROPOL y United States Drug Enforcement Administration DEA) referidada a la composición de las mismas por contener metanfetaminas y anabolizantes relacionadas con varios casos de fallecimientos en Europa.

Fruto de esta operación el EDOA de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Valladolid comenzó a trabajar sobre nuevas líneas de investigación entre las que se encontraba una persona, vecina de Nava del Rey, con un alto nivel de vida que no se correspondía con su actividad laboral. Esta persona viajaba continuamente por toda geografía nacional, también por la provincia de Salamanca, y contactaba con diferentes personas, todas ellas con amplios antecedentes por tráfico de drogas a gran escala.

Para la compra y transporte de la droga usaba numerosos vehículos y personas, además de extremar minuciosamente las medidas de seguridad para evitar ser detectado. Durante uno de los viajes a la provincia de Vizcaya, de donde presumiblemente se surtía de grandes cantidades de “speed”, se descubrió que se relacionaba con otra persona que a su vez estaba siendo vigilada por la Policía Autónoma del País Vasco, Ertzaintza, y que se trataría del mayor traficante de este tipo de sustancias en toda la cornisa cantábrica.  

Investigaciones posteriores arrojaron que el principal cabecilla de la red residía en Bilbao, sin actividad profesional conocida, con un alto nivel de vida así como numerosos antecedentes por tráfico de drogas. Esta persona dirigía un grupo perfectamente organizado y estructurado, especializado  en la distribución a gran escala de drogas sintéticas. Se estima que en esta operación conjunta se ha asestado uno de los golpes más importantes al tráfico de 'speed' en el ámbito nacional y se ha  desmantelando una de las más importantes organizaciones especializadas en  esta sustancia estupefaciente. 

Comentarios