Álvaro recibe el cariño de sus compañeros del infantil del Hergar

Álvaro recibe el cariño de sus compañeros del infantil del Hergar

Fueron unos momentos tensos. Apenas habían pasado quince minutos del partido que enfrentaba a los infantiles B del Helmántico y del Hergar Camelot cuando Álvaro cayó al suelo en una jugada de las muchas que se pueden ver en el fútbol. Una pugna bonita por un balón que acabó con el cúbito y radio de su brazo izquierdo fracturados. Los gritos del chico enmudecieron a todos en Los Cuernos menos al árbitro, Roberto Benito, que enseguida pidió asistencia dándose cuenta de la gravedad de los hechos. Los entrenadores de ambos equipos y su padre entraron en el campo e intentaron calmarle y fue este último el que le llevó al hospital.

Esto fue pasadas las 12:30 horas del domingo. Este lunes, a las 19 horas, ya estaba plantado en el entrenamiento para ver a sus compañeros que, por otro lado, no han parado de preguntar por él. Tanto es así que minutos después del propio partido, que se siguió disputando, ya habían abierto un grupo de whatsapp para hablar del regalo que le iban a hacer. Cada uno propuso una cosa y llegaron al acuerdo de que, para empezar, lo mejor era un balón firmado por todos para la primera vez que lo vieran. Solo para empezar, porque tienen preparadas más cosas.

Álvaro fue operado este mismo domingo y todo salió bien. Tanto que después de una noche ingresado, este mediodía ya le dieron el alta. Por eso pudo acudir al entrenamiento de este lunes, solo porque él no quiere perderse ni un entrenamiento. De hecho, ya en el hospital, incluso antes de ser operado, hablaba de entrenar para no perder la forma. Su fuerza y sus ganas no se fracturan tan fácilmente.

Y esto mismo es lo que han plasmado sus compañeros en el balón que le han entregado y que Álvaro ha recibido agradecido entre los aplausos de todos, quienes también le recibieron emocionados. En ‘solo’ una fractura, estos jóvenes futbolistas demostraron que, para ellos, más allá de los resultados está la unión y la amistad y que solo así, además, llegarán los resultados.

Por eso, por el cariño recibido durante estas primeras horas, Álvaro y su familia quieren mostrar su agradecimiento ante las muestras de apoyo recibidas por todos. Él está bien y ya solo cuenta los días para volver con sus compañeros que, por otro lado, le esperan con los brazos abiertos. “¡Ánimo, Carni! Tú puedes con todo”.

Comentarios