Clausura del congreso sobre conferencias episcopales en la Universidad Pontificia

Clausura del congreso sobre conferencias episcopales en la Universidad Pontificia

La Conferencia Episcopal Española y la Universidad Pontificia de Salamanca han clausurado esta mañana el Congreso 'Conferencias episcopales: orígenes, presente y perspectivas. A los 50 años de la creación de la Conferencia Episcopal Española'. El presidente de la CEE y Gran Canciller de la UPSA, cardenal Ricardo Blázquez Pérez, presidió el acto acompañado por la rectora, Mirian de las Mercedes Cortés Diéguez; el presidente del Comité organizador del Congreso y vicerrector de Relaciones Institucionales y Comunidad Universitaria, Jacinto Núñez Regodón, y el rector del Pontificio Colegio Español en Roma, José San José Prisco.

El presidente del Comité organizador del Congreso, Jacinto Núñez Regodón, ha agradecido el trabajo del Comité organizador y la estrecha colaboración de las Facultades de Derecho Canónico y Teología de toda España. Ha recordado la responsabilidad e ilusión con que la Universidad Pontificia de Salamanca acogió la propuesta de la CEE para la celebración de este evento. El presidente ha anunciado la publicación posterior de las Actas que recogerán la riqueza de las aportaciones realizadas en el Congreso.

El presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez Pérez, ha reconocido la aportación de este encuentro que ha sido "un diálogo de especialistas y conocedores para contrastar visiones distintas". El presidente ha dirigido a los expertos y participantes unas palabras agradecidas: "Está muy bien que os encontréis y nos ayudéis con vuestra reflexión en el servicio pastoral de la Conferencia Episcopal". Y añadió que "la experiencia y la reflexión pueden ayudar en la revisión del funcionamiento de la Conferencia Episcopal para que sea más eficaz". Respecto a las estructuras y multiplicación de organismos, el Gran Canciller señaló: "No siempre la abundancia es signo de salud. Hay una simplificación que es muy saludable".

José San José Prisco, ha clausurado el Congreso con la ponencia 'Las conferencias episcopales en una Iglesia sinodal'. El rector comenzó su intervención aludiendo a las palabras del Papa Francisco sobre el camino de la Iglesia, que él aplica a la Conferencia Episcopal: "El camino (de la Conferencia Episcopal) es este: reunirse, unirse, escucharse, discutir, rezar y decidir. Y esta es la llamada sinodalidad de la Iglesia, en la que se expresa la comunión de la Iglesia".

San José Prisco se ha referido al concepto de sinodalidad que, para los primeros cristianos, significaba 'caminar juntos' pero "aún hoy somos testigos de que no existe un acuerdo pleno en la definición del concepto", apuntó. Para el rector, 'sinodalidad' es un concepto más amplio que el de 'colegialidad' "porque envuelve no solo a la función de los obispos, sino a sus Iglesias y estructuras a todos los niveles". El ponente ha reconocido el desarrollo de la sinodalidad como fruto normal de una Iglesia-comunión "teniendo siempre en mente que la sinodalidad al margen de la comunión se convertiría en simple debate social o político".

A continuación, ha desarrollado varios principios fundamentales en torno a la sinodalidad de la Iglesia, como son: el discernimiento como forma de gobierno; la corresponsabilidad y participación; la subsidiariedad y la representatividad. También ha precisado el concepto de verdadera sinodalidad frente a concepciones falsas y ha señalado los distintos niveles en el ejercicio de la sinodalidad.

Por último, el rector ha profundizado en la colegialidad afectiva y efectiva, que son complementarias, insistiendo en que la Conferencia "no es una instancia meramente administrativa. El 'actuar juntos' de los obispos en la Conferencia tiene una gran relevancia eclesiológica, pues inserta la acción de cada uno en la solidaridad y responsabilidad colectivas".

En sus conclusiones, el rector destacó que, con la sinodalidad, "parece haber llegado a la Iglesia una nueva primavera. El futuro pasa por una reforma de las instituciones que tenga en cuenta la sinodalidad, en un diálogo entre teólogos y canonistas que lleve a una aplicación práctica de este principio con bases sólidas. Es tiempo de una conversión efectiva de la sinodalidad como modo de ser en la Iglesia". Finalizó su intervención haciendo algunas recomendaciones para reflexiones y trabajos futuros.

Comentarios
Lo más